Cazadores de innovación para quien la busque

Juan Campos, Javier Ortizá (CEO) y Mike Galeck, integrantes de Quasar Dynamics. / LP
Juan Campos, Javier Ortizá (CEO) y Mike Galeck, integrantes de Quasar Dynamics. / LP

La compañía, fundada en 2017, prevé facturar 500.000 euros este ejercicio tras su paso por Lanzadera y trabajar para Play Station Quasar Dynamics testa y monitoriza desarrollos que existen en el mercado para ver cómo se pueden aplicar a otras empresas

L. PAVÍA. /R. E.

valencia. En la variedad está la belleza, y eso es algo que en Quasar Dynamics tienen muy claro. Su fundador y CEO, Javier Ortizá, destaca la diversidad de los proyectos que dirigen como uno de los encantos de la compañía dedicada a testar tecnologías que pueden ser una solución para otras empresas.

En diciembre de 2015, el fundador de la compañía dejó la compañía en la que trabajaba, Innoarea Design Consulting, una 'spin-off' de la Universitat Politècnica de València dedicada a «la innovación tecnológica sobre el producto físico» en la que su papel era la digitalización de su 'know how'. Pero Ortizá tenía un sueño, y este era dedicarse «enteramente a la innovación» y asesoramiento de las empresas para aplicar tecnologías que les hiciesen más competitivas.

Con el objetivo de encontrar una nueva motivación que le «hiciera feliz», fue en enero de 2016 cuando surgió una idea de un observatorio tecnológico que se fraguaría en abril de 2017. Desde hace poco más de dos años, los miembros del equipo de Quasar Dynamics «monitorizan todas las tecnologías que hay alrededor del mundo y que van surgiendo» para así poder «vender innovación», tal y como explica su fundador, que recuerda con entusiasmo los inicios de la mercantil.

La firma desarrolla una plataforma tipo Amazon para el sector hortofrutícola

De esta manera, adaptan y «testan» dichas tecnologías, para analizar cuál se adapta mejor a las necesidades de cada compañía. «El objetivo es estudiar qué avances tienen en cuanto a aplicabilidad tanto en la empresa como en la sociedad», apunta el fundador, quien añade que «lo principal es que una compañía crea que la tecnología es una solución, a partir de ahí hacemos una auditoría y asesoramos acerca de sus aplicaciones».

Ortizá destaca que resulta un reto explicar cuál es la función de su empresa y «transmitir lo que hacemos». Además, también señala la dificultad de «encontrar negocios que sepan que la innovación es una herramienta para ser más competitivos, protegerse contra otras firmas y mejorar los procesos».

«Educar a las empresas sobre la posibilidad que tiene la tecnología» es el principal objetivo del equipo formado por Javier Ortizá, Pedro Cuenca, Mike Galleck, Jorge Torrent y Juan Campos. «Lo máximo que entendemos de tecnología es el nuevo Iphone, pero en realidad va mucho más allá», señala el empresario, quien añade que «vivimos bombardeados de noticias sobre innovación pero es complicado entender su valor». Esa es la función de Quasar Dynamics, explicar a las empresas qué tecnologías son buenas para su proyecto y aplicarlas.

Por otro lado, la compañía también ha realizado ya sus pinitos en la colaboración con el mundo universitario. En concreto, participó en un programa de la Universidad Católica de Valencia (UCV) para el desarrollo de nuevas herramientas tecnológicas enfocadas a la innovación a nivel docente en la enseñanza y aprendizaje de Enfermería.

Ninguna ayuda

«Lo bonito es que ningún proyecto es igual a otro», asegura Ortizá, «siempre estamos con proyectos y dificultades totalmente nuevas, lo que hace que el día a día de Quasar sea muy interesante». A pesar de la importancia y el peso que la innovación ha adquirido en la actualidad, el emprendedor lamenta que no han recibido «ninguna ayuda» y destaca que «la única plataforma» que ha servido como apoyo a la compañía ha sido Lanzadera, la aceleradora de empresas de Juan Roig.

La aceleradora e incubadora de empresas de Juan Roig aceptó el proyecto de Quasar Dynamics y «aceptó a la empresa con su ambigüedad», señala el fundador de la firma. No obstante, recalca que todo lo avanzado ha sido sin contar con «fondos o algún 'business angel'» y añade que «hemos usado fondos propios que hemos ido generando con nuestro propio trabajo».

Aunque explica que los proyectos que dirigen son «un poco secretos», sí que desvela que están desarrollando «una plataforma para el sector hortofrutícola que conectará a vendedores y compradores como si de un Amazon a nivel mundial se tratase». En este sentido, Ortizá, que se muestra positivo con la evolución de a compañía, señala que «el primer año cerramos el ejercicio con una facturación de 90.000 euros» y prevé «una facturación de 500.000 euros a finales de este año».