El campo valenciano es el más envejecido de Europa

Minifundios en la Huerta de Valencia. / Damián Torres
Minifundios en la Huerta de Valencia. / Damián Torres

La Conselleria de Agricultura reclama a Bruselas flexibilidad en los planes estratégicos para poder facilitar el rejuvenecimiento en las actividades agrarias La ratio de jóvenes agricultores españoles está a la cola de la UE y la Comunitat presenta uno de los índices más bajos

V. LL. VALENCIA.

El campo valenciano, que antaño fue tan boyante y estuvo a la cabeza de innovaciones y agresividad comercial exportadora en muchos frentes, se encuentra hoy condenado a ser el 'farolillo rojo' de la clasificación europea. Lo reconoce la propia Conselleria de Agricultura, al señalar que España tiene una ratio de jóvenes agricultores por debajo de la media de la UE, al tiempo que la Comunitat Valenciana ostenta -junto al País Vasco- las cifras más bajas de España.

La consellera de Agricultura, Elena Cebrián, ha abogado por que se refuercen las políticas europeas de incorporación de jóvenes al campo. En su intervención en una reunión del Ministerio de Agricultura sobre las futuras líneas de la Política Agrícola Común (PAC) ha defendido la necesidad de «aplicar mecanismos de flexibilidad en la evaluación de los planes estratégicos -uno para cada estado miembro- para que su gestión sea asumible». La consellera ha insistido en que la nueva PAC refleje «la singularidad de la agricultura valenciana».

Esta es una asignatura pendiente desde hace mucho tiempo. Las producciones y las estructuras agrarias predominantes en la Comunitat Valenciana no gozan de los favores y atenciones de Bruselas -tampoco de Madrid-, donde siempre son más proclives a las agriculturas de tipo continental y dejan más de lado a la mediterránea, y más aún a la minifundista.

El resultado de tan largas etapas de desatenciones en todos los frentes es el de estar a la cola de casi todo.

La consellera ha defendido una vez más en el Consejo Consultivo de Política Agrícola para Asuntos Comunitarios que se deben atender las singularidades del campo valenciano y que la intención es darle la vuelta a una situación muy adversa que se plasma en el abandono y el envejecimiento sin freno. Pero las respuestas no se concretan en resultados palpables: cambios de criterios, decisiones esperanzadoras y dinero.

Representantes de la Conselleria de Agricultura forman parte del grupo que trabaja sobre el objetivo de «atraer a los jóvenes agricultores y facilitar el desarrollo empresarial del medio rural». Los datos obtenidos para elaborar el documento sobre la situación de partida ilustran la necesidad de incidir en políticas de rejuvenecimiento de la población agrícola para España en general y, en particular, para la Comunitat Valenciana.

La propia consellera Cebrián ha dejado claro que la ratio española de titulares de explotación menores de 40 años respecto a mayores de 65 años está por debajo de la media de la Unión Europea. La Comunitat Valenciana, por otra parte, y junto al País Vasco, presentan los porcentajes más bajos de jóvenes titulares de explotación. La consellera destaca el esfuerzo de su departamento en el marco del actual Programa de Desarrollo Rural, con tres convocatorias de ayudas a la instalación de jóvenes agricultores por valor de 52 millones de euros. Con las dos primeras se han concedido ayudas a 618 jóvenes y con la tercera se espera que se incorporen otros 500. Pero es insuficiente. Para que las cifras crezcan hace falta más dinero y más flexibilidad en los criterios de evaluación de los planes de jóvenes.