Bruselas culpa de la crisis citrícola a la producción y apoya las importaciones

Protesta de agricultores y ganaderos ayer en Valencia, convocada por La Unió. / manuel molines
Protesta de agricultores y ganaderos ayer en Valencia, convocada por La Unió. / manuel molines

AVA cifra ya las pérdidas en 300 millones y acusa a la administración central y autonómica de «incapacidad manifiesta» para aliviar el problema

E. RODRÍGUEZ/Á. MOHORTE VALENCIA.

El portavoz de la Comisión Europea (CE) en España, Ioannis Virvilis, afirmó esta mañana que la caída de los precios de los cítricos valencianos «se debe más a un conjunto de razones relacionadas con la producción y no con la importación de Sudáfrica». Así se pronunció el diplomático tras exponer en Valencia el programa de trabajo de la CE para el resto de la legislatura.

«Hemos visto que los productores valencianos se han enfrentado a una situación muy difícil durante la campaña pasada y por eso hemos creado un observatorio de precios para ver cómo evolucionan y, así, tomar medidas», afirmó Virvilis, que añadió que dicho observatorio se pondrá en marcha «en breve».

Además, el portavoz insistió en la eficacia de los controles fitosanitarios en las fronteras europeas respecto a países terceros. «Estamos seguros de que todos los países de la UE hacemos los controles fitosanitarios pertinentes y que el aumento de controles es eficaz», aseguró.

Por su parte, un informe de AVA-Asaja desveló ayer que las pérdidas que acumulan los citricultores valencianos desde septiembre ascienden a 295,9 millones de euros, lo que convierte el presente ejercicio en uno de «los más calamitosos en toda la larga historia de la citricultura valenciana». La organización informó que más del 27% de la producción no ha encontrado salida comercial, debido a los efectos de las lluvias torrenciales de noviembre y a la reducción de la demanda por la competencia desleal que dicen que se practica con los cítricos procedentes de terceros países.

1,5 millones diarios

La organización destacó también que una «apreciable» cantidad de fruta se ha quedado colgada en el arbolado ante la ausencia de compradores, lo que generó un «sobrecoste adicional» a los agricultores que se han visto inmersos en esta coyuntura. AVA-Asaja estimó que las pérdidas económicas de los agricultores valencianos de cítricos ascienden a 1,5 millones de euros diarios y señaló que los resultados negativos se han notado especialmente en las clementinas y las navelinas. Agregaron que las administraciones autonómica, central y europea muestran una «incapacidad manifiesta para adoptar medidas eficaces que alivien verdaderamente los problemas de los productores».

Más