Así reciben las hipotecas la nueva ley

Una pareja ante un notario. /R. C.
Una pareja ante un notario. / R. C.

El interés de las nuevas operaciones ha subido hasta el 0,15% y los criterios se aprobación se han endurecido parcialmente

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Muchas han sido las advertencias lanzadas por una parte del sector bancario ante las nuevas condiciones que definen las hipotecas tras la puesta en marcha de la reforma de la Ley de Crédito Inmobiliario. Las voces avisaban sobre un posible endurecimiento a la hora de autorizar operaciones o, en su caso, un incremento del coste de las hipotecas que se formalicen con la normativa que ayer entró en vigor definitivamente. Por ahora, esas indicaciones han tenido un efecto directo en el conjunto del sector financiero. Aunque habrá que esperar el paso del tiempo para comprobar cuáles son nuevos posibles efectos de la normativa en el mercado hipotecario.

En el caso de los tipos de interés se ha notado un ligero incremento, aunque no sería achacable a la nueva ley sino a la propia evolución del mercado y, en parte, al hecho de que la banca ya paga el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) por ley. En abril, el tipo medio al que se firmaron las hipotecas nuevas se encontraba en el 2,15%, superior al 1,99% del último mes de 2018. Ese incremento coincidió con la nueva obligación legal tras la polémica en torno a quién debía ser el titular, tras dos criterios contradictorios del Tribunal Supremo el pasado mes de octubre, y que obligó a intervenir al Gobierno.

IRPH vs Euribor, ¿que hubiese pasado si hubiera firmado con Euribor?:

El aumento de los tipos de interés no se puede explicar por la evolución que tuvo el euríbor durante ese periodo. Entre enero y abril, el índice al que se referencian la mayor parte de las hipotecas variables (un 60% de las nuevas operaciones, aproximadamente) se mantuvo estable en el entorno del -0,11%. Sin embargo, la expectativa del sector financiero pasaba por una decisión del Banco Central Europeo (BCE) sobre una posible subida de tipos al final de año. No será así, porque el organismo presidido por Mario Draghi ya ha confirmado que no será hasta bien entrado 2020 cuando acometa, si procede, el alza de tipos.

En el caso de los procesos de autorización de las hipotecas sí se han notado algunos cambios.La Encuesta sobre Préstamos Bancarios indica que los criterios de aprobación de los créditos a los hogares para la adquisición de vivienda «se endurecieron levemente durante el primer trimestre de 2019». Las entidades resaltaron que «el empeoramiento de las perspectivas, tanto de las relacionadas con la situación económica general como de las vinculadas al mercado de la vivienda, habría propiciado un endurecimiento de los criterios», que se habría visto compensado parcialmente por la mayor presión ejercida por la competencia de otras entidades.

En cualquier caso, las condiciones generales aplicadas en estos préstamos «se mantuvieron sin cambios», según el informe del supervisor. Este estudio revela una estabilidad en los márgenes aplicados tanto en los préstamos ordinarios como en los de mayor riesgo, así como en el resto de las condiciones. Además, el porcentaje de las peticiones de fondos que han sido rechazadas habría crecido levemente.

Ayer mismo, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, indicaba que las nuevas condiciones impuestas por la normativa «podría suponer que las entidades tratasen de trasladar esos costes vía incremento de los precios». El gobernador se refería, entre otros aspectos, a la nueva obligación que tienen las entidades de asumir todos los gastos iniciales al constituir una hipoteca, a excepción de la tasación del inmueble, que corre a cargo del ciudadano. Sin embargo, la banca tiene que pagar -de hecho, la mayoría ya lo estaban haciendo desde finales de 2018- el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (ADJ), cargos de notaría y gestoría, entre otras partidas.