La Fiscalía asegura que en Bankia hubo una estrategia para obstaculizar al auditor externo

EP

Madrid. La Fiscalía Anticorrupción asegura que en el grupo BFA-Bankia hubo una estrategia interna para obstaculizar la labor del auditor externo y que no aflorasen determinados deterioros en las cuentas del ejercicio 2011. La fiscal Carmen Launa ha continuado exponiendo los motivos por los que ha añadido a su acusación en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia el delito de falsedad contable, centrándose ayer en las cuentas del ejercicio 2011 formuladas en marzo de 2012 y que fueron objeto de reformulación dos meses después. Estas cuentas fueron presentadas por el exinterventor general Sergio Durá ante los consejos de administración de BFA y Bankia y los miembros de sus comités de auditoría y cumplimiento.

Según Launa, Durá coordinó, junto con el director de auditoría interna Miguel Ángel Soria, la obstaculización de la labor de auditoría para retrasar la aportación de información requerida por el auditor externo Francisco Celma y dilatar así el afloramiento de unos deterioros latentes desde la constitución del Sistema Institucional de Protección (SIP) que dio lugar al grupo BFA-Bankia «que conocían perfectamente» para que no fueran objeto de registro en las cuentas formuladas en marzo de 2012.

La Fiscalía Anticorrupción elevó el pasado mes de julio las penas que pedía inicialmente por delito de estafa a inversores y añadió el de falsedad contable por las cuentas de Bankia y BFA del ejercicio 2011, con lo que el número de personas a las que acusa se incrementó desde cuatro hasta quince.

Así, ha pedido finalmente una condena de ocho años y medio de prisión para el expresidente de Bankia Rodrigo Rato, de cinco años por estafa para el exvicepresidente José Luis Olivas, de seis años para el exconsejero de Bankia José Manuel Fernandez Norniella y de un año y medio para el exconsejero delegado Francisco Verdú Pons. Además, la Fiscalía ha solicitado dos años de cárcel para Francisco Celm, dos años y medio para Ildefonso Sánchez Barcoj, dos años para Sergio Durá y dos años para Miguel Ángel Soria Navarro.