Caixabank descarta una fusión con Bankia y recomienda que se una al Sabadell

Los presidentes del Sabadell y Bankia, Josep Oliu y José Ignacio Goirigolzarri. / EFE
Los presidentes del Sabadell y Bankia, Josep Oliu y José Ignacio Goirigolzarri. / EFE

Los analistas del banco catalán consideran que el escenario favorece la reanudación de conversaciones para la unión Unicaja-Liberbank

EPMADRID.

El equipo de análisis de CaixaBank considera que la fusión más sensata para Bankia sería con Banco Sabadell, ya que esta operación tendría «lógica estratégica» para ambas, y considera que una operación de este tipo entre BBVA y la entidad presidida por José Ignacio Gorigolzarri sería «menos atractiva».

En un reciente informe, los analistas de CaixaBank apuntan que el contexto de «tímido crecimiento» en el volumen de préstamos y el escenario prolongado de bajos tipos de interés presentan las fusiones y adquisiciones como una vía rápida para la reducción de costes y las mejoras de eficiencia.

El informe construye diversos escenarios, de los que han decidido excluir a Banco Santander y a Bankinter debido a la adquisición del Banco Popular por parte de la entidad presidida por Ana Botín y al nicho de mercado concreto en el que se encuentra Bankinter.

La desaceleración y los bajos tipos apuntan a la concentración para la supervivencia bancaria

Para los analistas de CaixaBank, una fusión entre Bankia y Sabadell «tendría una lógica estratégica» tanto comercial como geográfica, ya que Sabadell está más orientado a pymes y empresas y Bankia predomina en el mercado hipotecario. La operación de fusión entre ambas permitiría generar una acumulación de valor del 23% para los accionistas de la entidad de origen catalán y del 34% para los de la nacionalizada.

En el lado negativo, reconocen que el hecho de que el FROB controlase cerca de un tercio de la entidad fusionada es un elemento disuasorio para un posible acuerdo, que además se ve reforzado por la incertidumbre política de cara al 10-N.

En cualquier caso, la fusión más atractiva, en opinión de los analistas de CaixaBank, sería la de Unicaja y Liberbank, una operación para la que ya se dieron los primeros pasos en los primeros meses del año pero que no continuó al no alcanzarse un acuerdo sobre la eventual ecuación de canje de las acciones de ambas entidades. Según los analistas, el escenario ha cambiado desde entonces al prolongarse los bajos tipos de interés y surgir síntomas de desaceleración económica.