BBVA aclara que el 'caso Villarejo' no influye en el negocio del banco, pero sí en su reputación

El consejero delegado anticipa que «tomarán medidas» si fuera necesario, pero se aferra a las subidas en Bolsa del banco para aclarar que «no hay preocupación» entre los inversores

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El consejero delegado de BBVA, Onur Genç, se ha enfrentado a una batería de preguntas tras la imputación de la entidad en el 'caso Villarejo', una circunstancia sobre la que ha reconocido que «tiene un impacto en la imagen del banco». El ejecutivo ha admitido que el reguero de actuaciones judiciales derivadas de los contratos de la entidad con la empresa de seguridad Cenyt -vinculada al excomisario José Manuel Villarejo- «afecta a la reputación» de la firma. Aunque ha indicado que están haciendo «todo lo posible para contribuir a que se aclaren los hechos» colaborando «plenamente» con la Justicia.

Sin embargo, el ejecutivo ha querido aclarar que la situación judicial a la que se enfrenta BBVA «no ha tenido ningún impacto directo relevante en el negocio» puramente bancario, «ni en los inversores ni en la acción». De hecho, la entidad no considera que tenga que realizar ninguna provisión para hacer frente a las futuribles consecuencias de la imputación que ahora pesa sobre el grupo.

Al contrario de lo que ha ocurrido en su encuentro con los analistas, donde ninguno ha sacado a colación la supuesta implicación de BBVA con los encargos de supuestos espionajes al excomisario desde 2004, cuando el banco estaba presidido por Francisco González, el actual 'número dos' de BBVA ha reconocido que no le gusta «aparecer en los medios a diario» por el 'caso Villarejo'. Aunque es un problema que quieren gestionar «a largo plazo, pero no a corto» porque, ha insistido, por ahora no influye en el día a día del banco.

Genç ha indicado que, tal y como muestra el hecho de que ningún analista le haya planteado el tema, «los inversores institucionales y los grandes fondos» con presencia en su accionariado «no expresan ninguna preocupación significativa» sobre la implicación de BBVA en la 'Operación Tandem'. De hecho, el ejecutivo se ha aferrado a la evolución de la cotización de sus acciones en la Bolsa para defender esta postura: «Es la acción que mejor se comporta», ha apuntado. A media sesión de hoy, los títulos de la entidad pierden un 1,13% y arrastran una subida del 2% desde enero, mientras que Santander se mantiene en plano en lo que va de año; CaixaBank pierde un 26%, al igual que Bankia; y Sabadell cede un 20%.

También ha apuntado de forma genérica que la entidad «seguirá tomando medidas» sobre este caso. Tampoco ha aclarado Genç si el abandono de su responsable Regulación y Control Interno, Eduardo Arbizu, responde a un cese por el espionaje. Este directivo estaba históricamente ligado al expresidente, Francisco González, quien sí goza de los servicios de seguridad del banco en su condición de antiguo responsable del grupo.

El consejero delegado ha apuntado que el banco ya ha concluido el informe interno que investigaba todos aquellos contratos con Cenyt, aunque no puede hacer públicas sus conclusiones «para no interferir en la investigación judicial». Tampoco se sabe aún quién será el representante legal que responda ante el juez, una vez imputada la entidad en la Audiencia Nacional.

Onur Genç había comparecido a primera hora ante analistas e inversores internacionales para dar cuentas sobre la evolución del negocio de BBVA en el primer semestre del año. Ninguno de ellos ha mostrado interés por la imputación que ha dictado la Audiencia Nacional sobre BBVA como persona jurídica en el 'caso Villarejo'. Tampoco lo hicieron en ninguno de los encuentros trimestrales anteriores. De hecho, el banco no hace referencia alguna en la documentación presentada ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMC) al posible impacto en la reputación que puede tener este proceso judicial en cuanto a la evolución del negocio.

Gana 2.442 millones hasta junio

En el plano puramente bancario, Onur Genç ha calificado los resultados semestrales como «excelentes gracias a nuestro modelo diversificado». La entidad obtuvo un beneficio neto de 2.442 millones de euros hasta junio, lo que supone una caída del 3,7% respecto al mismo periodo de 2018. Si no se tiene en cuenta la venta de su filial chilena en 2018, el beneficio habría mejorado un 2,6% en el segundo trimestre.

El banco ha aclarado que el resultado se ha visto condicionado por un mayor deterioro de los activos financieros, consecuencia de las mayores necesidades de provisión realizadas en Estados Unidos, México y Turquía, especialmente en el primer trimestre del año. Uno de los aspectos más relevantes de la cuenta de resultados de BBVA es que México refuerza su posición como el negocio que mayor peso tiene al representar un 42% de su beneficio. Por detrás se sitúa España (un 24% del total), Estados Unidos (un 9,7%) y Turquía (un 9,2%). Las acciones de la entidad se dejan a estas horas un 0,2% de su valor en la Bolsa, aunque habían iniciado la sesión con alzas después del traspiés sufrido ayer por parte del sector bancario.

BBVA México ganó en el primer semestre del año 1.287 millones de euros, el 7,2% más. En España, el beneficio se ha situado en 734 millones, un 1,7 % menos, mientras que en Turquía se redujo el 24,2%, hasta los 282 millones. En EE UU, el banco obtuvo un beneficio de 297 millones, el 22,9% menos, y en América del Sur (incluye Perú, Argentina y Colombia), ganó 404 millones de euros, el 51,8% más.

Otro de los aspectos más relevantes que el consejero delegado ha destacado ha sido el ratio de capital con el que han cerrado el primer semestre, situado en el 11,5% (CET 1). El objetivo pasa por situar esta referencia en un rango que podría alcanzar el 12% a finales de 2020. Pero Onur Genç no ha querido avanzar si destinarían ese exceso a elevar el dividendo o realizar alguna operación corporativa. «Siempre buscamos oportunidades, pero no hemos llegado aún a ese ratio de capital», ha zanjado el ejecutivo.

Sin embargo, durante su intervencion ante analistas, Onur Genç ha recordado la «excelente creación de capital» que el banco ha generado para sus accionistas en estos meses. El valor contable neto por acción ha registrado un aumento del 6%, «una circunstancia que no veíamos desde 2014», ha recordado.

Respecto a los principales márgenes de la cuenta de resultados, el de intereses -que recoge los principales ingresos- alcanzó los 8.987 millones, el 4,6% más, en tanto que las comisiones netas se situaron en 2.470 millones. A pesar de la caída de los resultados de las operaciones financieras, el margen bruto creció el 1,1%, hasta los 11.989 millones de euros, mientras que el neto lo hizo el 2,5%, hasta los 6.115 millones.