El banco público del Consell busca personal y oficinas para abrir en Alicante y Castellón

El director del Instituto Valenciano de Finanzas y responsable del nuevo banco público del Consell, Manuel Illueca. / Jesús Signes
El director del Instituto Valenciano de Finanzas y responsable del nuevo banco público del Consell, Manuel Illueca. / Jesús Signes

La entidad contratará este mes a cinco personas y prevé cerrar el ejercicio con 80 millones en préstamos cuando se cumple un año de su creación

ELÍSABETH RODRÍGUEZVALENCIA.

A pesar de la previsión de ajustes en la Generalitat, el nuevo banco público del Consell da sus primeros pasos para su expansión un año después de su escisión del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF). Busca abrir dos oficinas, una en Alicante y otra en Castellón, que se sumarán a la sede de Valencia. Según explicó el director del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), Manuel Illueca, a LAS PROVINCIAS, las aperturas se concretarán el próximo año. Además, también está prevista para este mes la contratación de personal en Valencia para «poder hacer frente al crecimiento de la actividad» de la entidad, según Illueca.

Fue en agosto del pasado año cuando el pleno del Consell culminó la escisión del antiguo IVF para convertirlo en una entidad pública destinada a la concesión de préstamos a micropymes y autónomos. Con esta reconversión, la Conselleria de Hacienda y del IVF reestructuraron sus competencias, de forma que la primera asumió las funciones de Política Financiera y la Agencia de Certificación Electrónica que hasta ese momento desempeñaba el instituto, con lo que el banco público se ha quedado sólo en exclusiva con la actividad crediticia. Cabe recordar que el objetivo era que esta nueva entidad no forme parte de la administración pública valenciana y pueda financiarse en los mercados, con independencia de las restricciones al endeudamiento que afecten a la Generalitat.

Por lo que respecta al balance en este primer año de la entidad, Illueca prevé cerrar el ejercicio con 80 millones de euros en préstamos. Además de tener como objetivo la apertura de las oficinas en Alicante y Castellón para más adelante, el banco contrata este mes a cinco personas para reforzar la plantilla de la sede en Valencia. «Tenemos más demanda de la que podíamos afrontar, por eso era necesaria la ampliación de personal», indica.

El ente recorrerá varios polígonos de la Comunitat para promocionar sus servicios a las empresas

Otra de las iniciativas principales del banco público es recorrer los polígonos de la Comunitat para promocionar los servicios de la entidad. «Queremos que todas las empresas pequeñas conozcan las herramientas e instrumentos que tienen a su alcance para financiarse al margen de las entidades convencionales», explica Illueca.

Por otro lado, la entidad prevé que su participación en fondos de capital riesgo alcance los 30 millones este año, mientras que en préstamos participativos estima unos cinco millones de euros -hasta ahora han agotado tres millones-. Además, Illueca destaca otros vehículos como el del Fondo Social Europeo, a través del cual se quiere canalizar una ayuda para personas vulnerables, así como facilitar microcréditos para que puedan constituir una empresa.

Por lo que respecta a la Sociedad de Garantía Recíproca Comunitat Valenciana (SGR), destinada a la concesión de avales y que funciona de manera independiente al banco público, sigue con su estrategia de afianzar su actividad y seguir reduciendo deuda. Para ello, Illueca asegura que completarán antes de que acabe el año la venta de activos pendientes. «También nos gustaría avanzar en una herramienta de subvención para que los avales sean más económicos», indica.

Con todo ello, la entidad pretende dejar atrás las duras consecuencias de una excesiva exposición al sector inmobiliario que la situó al borde de la quiebra tras el estallido de la burbuja. Los últimos datos de su actividad, publicados el pasado mes de abril, señalaban que Afín SGR duplica sus registros sobre concesión de avales dos años después del acuerdo alcanzado con una treintena de entidades financieras para reestructurar su deuda. En concreto, registraron garantías formalizadas por importe de 7,1 millones de euros al cierre del primer trimestre de este ejercicio, frente a los 2,9 millones del ejercicio anterior.