AVA-Asaja denuncia contratos de compraventa de cítricos y caquis que infringen las leyes

Selección de caquis en un almacén de confección de fruta. / d. torres
Selección de caquis en un almacén de confección de fruta. / d. torres

Algunas firmas comerciales imponen a los agricultores cláusulas abusivas que deberían considerarse nulas al ser contrarias a la normativa

V. LLADRÓ

valencia. La Asociación Valenciana de agricultores (AVA-Asaja) ha denunciado públicamente la actuación que siguen firmas comerciales de cítricos y caquis que imponen a los agricultores contratos de compraventa que infringen leyes y por tanto deben considerarse nulos en derecho.

Al inicio de las primeras operaciones de compra de dichas frutas, representantes de empresas comercializadoras privadas tratan de cerrar operaciones aplicando a los productores cláusulas abusivas y una serie de condiciones que, según explican asesores jurídicos de AVA, son «claramente ilegales». Entre ellas se encuentran, por ejemplo, la imposición de una segunda selección o escandallo de lo recolectado en las instalaciones del comprador, de forma que éste separe en dicha operación la fruta que considere no apta para exportar y reduzca esa cantidad de la que finalmente deba pagar al productor al precio fijado en el contrato.

Dicha cláusula, que figura en muchos contratos de compraventa, establece además que el vendedor puede acceder al citado escandallo, pero que, de no hacerlo, se entenderá como «conformidad con el resultado del mismo».

Todo ello constituye una «irregularidad» que vulnera la ley 3/2013 de la Generalitat Valenciana sobre los contratos y otras relaciones agrarias. AVA explica además que «cuando el comprador realiza la recolección de la fruta es el único responsable de que lo recogido y pesado en el campo resulta idóneo para la comercialización, y no puede alegar con posterioridad la existencia de ningún porcentaje adicional de separación de frutos por estar supuestamente en mal estado».

Otro de los puntos contrarios a la legislación consiste en aplicar en los contratos parámetros de calidades o calibres al margen de las normas oficiales, lo que se hace de forma ambigua para dar pie luego a recortes o descuentos en las liquidaciones finales, como ya ha pasado en meses anteriores respecto a las cosechas de la temporada pasada, dando pie a múltiples denuncias judiciales.

AVA cita también como ilegales la persistencia de la modalidad 'a comercializar' y el descuento generalizado en las liquidaciones de un 3% para gastos de intermediarios. Recuerda que, por ley, el coste de 'corredores' debe pagarlo el comprador.