Sólo uno de cada cinco autónomos que tuvieron tarifa plana conserva su negocio

Un trabajador en el interior de un inmueble en construcción. / lp
Un trabajador en el interior de un inmueble en construcción. / lp

Cerca de 170.000 valencianos se han acogido a la cuota de 50 euros para nuevas altas desde 2013 y apenas 31.000 siguen

ELÍSABETH RODRÍGUEZ VALENCIA.

La eficacia de la tarifa plana para nuevos autónomos, la cuota reducida de 50 euros creada en 2013 y ampliada de seis meses a un año en enero, se ha puesto en entredicho en varias ocasiones por parte de los representantes de este colectivo y ahora la Seguridad Social busca fórmulas para revisarla. Y, es que, en la Comunitat, tan sólo uno de cada cinco trabajadores por cuenta propia que se acogieron a la medida conserva hoy su negocio.

Desde que se puso en marcha esta medida hace un lustro, un total de 169.216 valencianos se beneficiaron de ella, según datos del Ministerio de Trabajo. Sin embargo, en junio de 2018 -últimos datos disponibles- tan sólo hay registrados 31.230 autónomos más respecto a los que había en diciembre de 2013. Según explican desde el Ministerio, esto indica que sólo el 18,46% de todos los que se han acogido a la tarifa plana en los últimos cinco años continúa con su actividad por cuenta propia.

O, en otras palabras, un total de 137.986 personas que fueron beneficiarias de la tarifa plana en la Comunitat Valenciana ya no se encuentra, a día de hoy, en el Régimen Especial de Autónomos (RETA).

Trabajo prevé modificar esta medida para hacerla más eficaz y fomentar el empleo duradero | La cotización reducida creada hace un lustro se amplió de seis meses a un año en enero de 2018

Por lo que respecta al conjunto estatal, apenas el 15,5% de quienes se acogieron a esta cuota reducida desde su puesta en marcha mantiene su actividad. En concreto, un total de 1.473.774 personas en España se dieron de alta en el sistema en este periodo de cinco años en el que los nuevos autónomos pagaban 50 euros mensuales durante los primeros seis meses de actividad. Sin embargo, tan sólo 229.090 siguen registrados en el RETA a día de hoy, según señala el departamento de empleo en un informe.

«Existe una desproporción entre los beneficiarios de tarifa plana y la evolución de los afiliados al RETA», reza el estudio de Trabajo, donde se muestra que más de la mitad de los menores de 30 años que se dan de baja llevaban en alta menos de un año, mientras que los mayores de 30 años presentan un alto porcentaje de cortas permanencias.

Desde la cartera que dirige Magdalena Valerio sostienen que a pesar de que la aplicación de las tarifas planas ha sido beneficiosa y se va a mantener, «habrá que buscar fórmulas» para cumplir el objetivo de crear autoempleo perdurable. En ese sentido existe un acuerdo entre Trabajo y las asociaciones de autónomos para empezar a trabajar, después de verano, en «medidas correctoras» que amplíen el impacto de la perdurabilidad de la medida.

«La burbuja de emprender»

Las asociaciones se muestran de acuerdo en la necesidad de revisar la tarifa plana, aunque con diferencias. El secretario general de UPTA, Eduardo Abad, en declaraciones a la agencia Efe, señala que la tarifa plana ha contribuido a la «burbuja del emprendimiento» y es necesario analizar la viabilidad de la actividad que pretende desarrollar el nuevo autónomo antes de dar la ayuda.

Mientras, la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) plantea analizar y revisar con Trabajo los incentivos para los autónomos que ya tienen una suficiente facturación. «No parece lógico que un autónomo que durante el primer año ya tenga un rendimiento neto de 30.000 euros sigamos bonificándole la cotización de la Seguridad Social», asegura el secretario general, Lorenzo Amor, quien pide que se implemente la tarifa plana de 24 meses para ayudar a los emprendedores del ámbito rural. Por su parte, la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (UATAE) apunta que la tarifa plana debe ser una medida puntual, para hacer subir las nuevas altas de afiliación, pero mantenerla a largo plazo potencia la aparición del drama de los «falsos autónomos».