La Audiencia Nacional archiva la causa de la CAM por las preferentes

María Dolores Amorós y Roberto López Abad, ex directores generales de la CAM, en rueda de prensa. / álex domínguez
María Dolores Amorós y Roberto López Abad, ex directores generales de la CAM, en rueda de prensa. / álex domínguez

La justicia cierra la pieza separada sobre la venta de participaciones y deuda subordinada de la caja tras retirarse las acusaciones particulares

EFE

madrid. La Audiencia Nacional decidió ayer archivar la pieza separada que investigaba la venta de participaciones preferentes y deuda subordinada de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), al haberse retirado las acusaciones particulares al inicio del juicio el pasado 4 de julio. Ese día suspendió el juicio, en el que la fiscalía no ejercía cargos contra ningún exdirectivo, después de que las acusaciones particulares se retiraran dejando a Adicae, que ya ha anunciado que recurrirá la decisión, como única personada.

El ministerio público solicitó, al igual que el resto de acusaciones salvo Adicae, que se aplicara la denominada 'doctrina Botín' y se sobreseyera la causa, una actuación que tildó ayer de vergonzosa el presidente de la asociación, Manuel Pardos.

La llamada 'doctrina Botín' fue adoptada por el Tribunal Supremo en 2007 para cerrar el caso de las cesiones de crédito en el que estaba implicado el presidente del Banco Santander, Emilio Botín. Posteriormente, fue corregida por el propio Supremo con la denominada 'doctrina Atutxa', que establecía que las acusaciones populares no podían pedir la apertura de juicio oral cuando la fiscalía y los perjudicados hubieran solicitado el sobreseimiento de la causa, con el objetivo de salvaguardar los derechos del acusado.

Roberto López Abad y María Dolores Amorós se libran del banquillo gracias a la 'doctrina Botín'

Para la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal, no hay margen de actuación a la pretendida acusación en solitario de Adicae, que alegaba que no se ha condenado el «fraude inmenso y nunca visto en España ni en Europa» a las cajas de ahorros, con el argumento de que los intereses públicos y particulares reunidos en la causa «han manifestado su tajante voluntad de retirada».

Con esa decisión se libran del banquillo los ex directores generales de la CAM Roberto López Abad y María Dolores Amorós, acusados de presunta estafa en la venta de preferentes. Ambos fueron condenados en octubre de 2017, junto a otros dos antiguos miembros de la cúpula de la entidad, a tres años de cárcel por «distorsionar» los estados contables entre 2010 y su intervención en 2011, «vulnerando» la imagen de la CAM en momentos de grave crisis.

El auto destaca que los delitos que provisionalmente se atribuían a los acusados no protegen bienes jurídicos difusos, colectivos, ni metaindividuales, cuya defensa no hubiera sido susceptible de ser monopolizada por la fiscalía y las acusaciones particulares. La irrelevancia criminal de los hechos descarta cualquier pretensión penal, añade, que recuerda que la mayoría de afectados por preferentes han recuperado su inversión y «no se constata la existencia de más supuestos perjudicados».

 

Fotos

Vídeos