Los arrozales de 'tancats' se ahogan al no poder evacuar toda el agua

Los arrozales de 'tancats' se ahogan al no poder evacuar toda el agua

Los canales de la Albufera se desbordan por falta de limpieza y las bombas no logran mantener el adecuado nivel en los campos |Los agricultores acusan a la Administración de no invertir en el mantenimiento de las infraestructuras públicas del lago

VICENTE LLADRÓVALENCIA.

Mientras se acusa a los arroceros, desde el Consell y desde el Ayuntamiento de Valencia, de bajar en exceso el nivel del agua en la Albufera (a través de la gestión de la Junta de Desagüe), los agricultores culpan a la Administración de no invertir en el mantenimiento de las infraestructuras públicas del lago, lo que acarrea que grandes extensiones de arrozal estén en grave peligro de sucumbir ahogadas por exceso de agua.

Miguel Minguet, productor de arroz y responsable de la sectorial arrocera de AVA-Asaja, y Salvador Llop, presidente del 'tancat' del Sabater (cerca del Perelló), han explicado que los canales de la Albufera se desbordan por todas partes y las bombas de achique de los 'tancats' se ven impotentes para mantener el adecuado nivel del agua en los campos, lo que hace peligrar la cosecha.

Los 'tancats' son cultivos de arroz cuyo suelo está al nivel del lago. Salvando distancias son como los pólders' holandeses. En uno y otro caso es preciso bombear el agua de 'dentro', sacándola fuera para mantener el terreno de cultivo seco o, en el caso del arrozal, con un nivel preciso. A 'els tancats' les separan del agua de la Albufera las motas de deslinde, que lógicamente exigen una continauda labor de mantenimiento a cargo de los agricultores. El arroz necesita crecer con agua, que fuera de las motas está más alta, de modo que para mantenerla en su justa medida, sin peligro para las plantas, hay que bombearla continuamente. Si no se hiciera, por vasos comunicantes se llenaría todo al mismo nivel y los arrozales sucumbirían.

El nivel está demasiado alto en el interior y más bajo en las golas porque el agua no circula bien

Esta labor de bombeo en 'els tancats' es minuciosa y cuenta con multitud de agricultores muy experimentados. La experiencia se arrastra de padres a hijos y se conoce a la perfección dónde ha de quedar cada nivel y cuándo hay que empezar a preocuparse porque falte o sobre más de la cuenta.

En las últimas semanas la preocupación de los agricultores va en aumento. Los teléfonos no paran. Reclaman continuamente a los responsables de 'els tancats' que se bombeen más agua hacia fuera, porque sube demasiado el nivel, y esas quejas reiteradas acaban llegando a los responsables de los sindicatos agrarios y cooperativas. Minguet, por ejemplo, se desvive a diario en tratar de poner remedios, y lo mismo le pasa a Enric Bellido, responsable arrocero de La Unió de Llauradors.

Pero ¿cómo es que el agua está demasiado alta para el arrozal y en cambio se acusa a los arroceros de que baje demasiado el nivel en la Albufera? La explicación está en que se mide dicho nivel oficial en las golas, en las salidas al mar; en cambio, a varios kilómetros de distancia, en los arrozales, el agua está mucho más alta. El problema radica en que «los canales están llenos de depósitos y malezas», explican Llop y Minguet, «y el agua no corre, las bombas están a tope y su caudal no sale, no circula, porque los canales principales están repletos». Muchos caminos están inundados de agua cuando deberían estar secos e infinidad de motas se ven rebosando o a punto de salirse.

Enric Bellido coincide en que «los niveles de agua son demasiado altos ante la falta de dragado de los sedimentos que se han ido acumulando con los años». Advierte además que «sin la actividad arrocera y la gestión racional del agua que realizan los agricultores, el Parque Natural de la Albufera no existiría tal y como lo tenemos hoy».

Salvador Llop cuenta que en el 'tancat' del Sabater están las dos bombas en marcha y no dan abasto, cuando otros años bastaba con una».