Arcadi España calma a los transportistas frente a Ribó y les promete diálogo sobre el puerto

I. HERRERO

valencia. Diálogo a fin de acercar posturas y hallar la mejor solución para el acceso norte al puerto de Valencia, pero sin enfrentamientos como el generado por el alcalde Joan Ribó al oponerse a la construcción de un túnel submarino sólo para camiones y restringir al ferrocarril esa futura conexión con el recinto.

Con esa ambiciosa promesa, el conseller Arcadi España calmó los ánimos de los transportistas en torno a un proyecto considerado clave para evitar colapsos cuando esté operativa la futura terminal de contenedores de la ampliación norte.

El titular de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad se reunió ayer con el presidente de la patronal del transporte (FVET), Carlos Prades, para reconducir la situación y reconocer expresamente la trascendencia del transporte de mercancías por carretera para la economía, después de que Ribó cuestionase su papel dentro de quince años.

Al término del encuentro, Prades valoró la voluntad del conseller de «aunar posiciones y tener en cuenta a un sector imprescindible como el transporte, sin enfrentamientos ni extinguir a nadie en quince años».

En declaraciones a LAS PROVINCIAS, el empresario señaló que «hasta ahora tenía más visitas de los que se niegan al proyecto que de quienes están a favor» y subrayó el compromiso público de mantener contactos con todos los implicados.

Estudiar todas las opciones

Desde la Generalitat, según explica, remarcaron la disposición del Puerto a estudiar todas las opciones posibles para acometer el acceso norte, incluida una infraestructura que dé cabida a trenes y camiones, para después elegir la más adecuada.

Por otro lado, FVET urgió a Arcadi España a resolver la «importante carencia de personal» en su departamento para evitar nuevos retrasos en la renovación de los visados para transportar mercancías, prevista a lo largo de 2020. Entre las cuestiones pendientes para próximas reuniones, también con la nueva directora general de Transportes, Roser Obrer, figuran la saturación del parque logístico de Riba-roja y la carencia de parkings para camiones.