Alfredo Cano: «No hablaría de burbuja, los precios de la vivienda son altos porque no hay 'stock'»

El presidente del Consejo Valenciano de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, Alfredo Cano. / Damián Torres
El presidente del Consejo Valenciano de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, Alfredo Cano. / Damián Torres

El Presidente del Consejo Valenciano de Colegios de Agentes Inmobiliarios indica que el encarecimiento se moderará con más oferta, pero insta al Consell a rebajar la carga fiscal para facilitar la compra

ELISABETH RODRÍGUEZValencia

El nuevo presidente del Consejo Valenciano de Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de la Comunitat, Alfredo Cano, niega con rotundidad que haya peligro de una burbuja inmobiliaria. Según explica, los altos precios de la vivienda se deben a la poca oferta del mercado y asegura que se regulará. Por otro lado, insta al Consell a bajar el Impuesto de Transmisiones para facilitar la compra a los más jóvenes y, además, a establecer una regulación para profesionalizar los agentes inmobiliarios.

-¿Cuáles son los principales retos del consejo?

-Debemos conseguir consensos entre las tres provincias. Ahora estamos intentando regular con la Conselleria de Vivienda una legislación para la apertura de agencias inmobiliarias, así como para la regulación de los agentes inmobiliarios.

-¿En qué consiste esa legislación?

-El Gobierno desreguló la actividad de intermediación inmobiliaria en el año 2000, con lo cual cualquier persona sin estudios podía montarse una agencia inmobiliaria y con el 'boom' se colaron algunas que ejercieron una mala praxis. Ahora lo que intentamos con la Generalitat es una especie de regulación de la intermediación inmobiliaria. En concreto, se crearía un registro de agentes inmobiliarios en el que para pertenecer necesites un seguro de responsabilidad civil, una formación y una experiencia mínima. De este modo, si un consumidor se topa con una de estas agencias, puede resarcirse a través del seguro.

-¿Cuánto tiempo llevan trabajando en esta regulación?

-Bastante tiempo, desgraciadamente los cambios de Gobierno autonómico han influido mucho y han provocado interrupciones en la tramitación de este proyecto. Actualmente, la consellera y el director contemplan este proyecto como interesante y a día de hoy está en estudio, pero veo complicado que salga antes de las elecciones.

Las claves

Riesgos:
«Hay más fluidez de crédito pero hay que tener cuidado; ya se ven financiaciones fuera de orden»
Subida del alquiler:
«A los pisos turísticos no se les puede echar la culpa, aunque sí han desplazado a la gente hacia la periferia»
Peticiones:
«El Consell no ha planteado cambiar el impuesto de Transmisiones, algo que facilitará mucho el acceso»
Ralentización:
«La desaceleración afectará más bien a la compraventa y no tanto a los arrendamientos»

-¿La proliferación de fondos es la principal causa del tirón de los precios de la vivienda? ¿Usted cree que hay una burbuja?

-Se dan muchas circunstancias. Es verdad que unos pocos fondos compraron suelo hace unos años pero eso se suma a la desaparición del stock resultante del boom y a que la gente necesita viviendas. Yo no hablaría de burbuja, los precios para la compra son altos por la desaparición del stock. Se trata de un movimiento estacional a corto plazo, de dos o tres años. El problema principal es que los jóvenes tengan dificultad de acceso porque los salarios no han subido al mismo nivel, además de que el acceso al alquiler también se ha endurecido por el mismo motivo: la escasez de oferta de inmuebles.

-¿Cree que las entidades financieras están haciendo los deberes a la hora de conceder hipotecas y financiación o se están volviendo a los errores del pasado?

-Hay mas fluidez del crédito pero hay que tener cuidado porque se están viendo financiaciones fuera de orden. Todo ello provoca un aumento de los precios, pero creo que es momentáneo o estacional y dentro de poco tiempo el mercado se regulará, sobre todo con la construcción de nuevas viviendas.

-¿En qué medida los pisos turísticos han influido en el aumento del alquiler convencional?

-A los pisos turísticos no se les puede echar la culpa, aunque sí influyen porque ha desplazado a la gente de toda la vida del centro a zonas periféricas. La subida de los precios tiene que ver con la dinámica general. Venimos de un momento de mucho stock, y precios bajos, pero la gente ha dado salida a ese stock y ahora nos encontramos con precios altos y poder adquisitivo bajo.

-A esto se suma el Impuesto de Transmisiones...

-El Impuesto de Transmisiones en la Comunitat sigue siendo el más alto de España, por lo que no está ayudando nada. Hay parejas que siguen encontrando dificultades para acceder a una vivienda a pesar de que los dos trabajan. El consejo acaba de entrar en el observatorio de la vivienda y se han hecho mesas para abordar estos temas. Se ha insistido en regular el 10% para la compra de vivienda. Por parte del Consell, no nos han planteado ni tienen idea de que se pudiera modificar el impuesto. Es una petición que está a viva voz por parte de los consumidores y los profesionales inmobiliarios. Un impuesto más bajo facilitaría mucho el acceso. Sería una gran ayuda y desintoxicaría esta especie de atasco inmobiliario.

-¿La subida de los tipos resentirá mucho el mercado?

-Provocará una ralentización en la compra de inmuebles, porque todo el mundo no podrá arriesgarse a los tipos de interés alto. Ahora mismo se está eligiendo el tipo fijo, sobre todo por esta previsión de alza para el año que viene.

-¿Temen que la desaceleración desencadene en una parálisis del sector inmobiliario?

-La desaceleración puede influir en el mercado inmobiliario, pero al final, lo que hemos visto en el boom y en la época de crisis es que todo se regula. Si la gente y los operadores escuchan que se acerca una ralentización económica y son sensatos, no debería haber mayores problemas para entrar en otra especie de crisis. Eso no lo preveo, me puedo equivocar. Claro que un descenso de la actividad económica afectará al sector inmobiliario. Mas bien afectaría a las compraventas y no tanto los arrendamientos.