Alerta en el Puerto por el peligro de contagio de la protesta de camioneros en Barcelona

Unos camiones permanecen parados en el acceso al puerto de Valencia, durante una protesta reciente. / j. monzó

La instalación catalana está prácticamente paralizada una semana y los profesionales valencianos no descartan provocar lo mismo

Á. MOHORTE/E. RODRÍGUEZ VALENCIA.

Mientras el conflicto de los estibadores permanece latente en los puertos españoles, son ahora los transportistas los que se movilizan, amenazando con paralizar (o directamente paralizando) estas instalaciones. En Barcelona ya llevan una semana con el puerto prácticamente bloqueado y ayer lunes fueron centenares de cabezas tractoras de camiones (700 según los transportistas y unas 500 según la Guardia Urbana) las que marcharon por las calles de Barcelona en demanda de mejoras laborales.

Los transportistas protestan por los largos tiempos de espera que deben aguardar en terminales y en depósitos para cargar y descargar sus camiones, por la precariedad que vive el sector y por el mal estado general de los contenedores que transportan. De hecho, esto último es uno de los caballos de batalla de las asociaciones valencianas Transcont CV y ELTC.

El mal estado de los contenedores genera graves pérdidas económicas al profesional del transporte ya que, en muchas ocasiones, el servicio es rechazado por el cliente ante el deterioro del TEU, obligando al transportista a asumir los costes de ese servicio ante la negativa de asumirlo el destinatario. El presidente de Transcont CV, Víctor González, asegura que, de las tres terminales, «sólo una ha accedido a que los transportistas hiciéramos revisión, aunque no nos compete ni estamos técnicamente preparados». Para González, la paralización en Barcelona podría pasar en el puerto de Valencia, cosa que ha sembrado la alerta en la comunidad portuaria.

Sin embargo, barajan todavía otras alternativas. «Nos hemos planteado nuevas vías, como elaborar un informe detallado acerca de la entrega de contenedores vacíos en el puerto de Valencia e ir a hablar con las navieras y la comunidad portuaria con sus conclusiones». Para los transportistas, los contenedores son propiedad de las navieras y por eso entienden que la responsabilidad es de ellos. «La limpieza y reparación tiene un coste que ahora estamos asumiendo nosotros y esa falta de higiene es muy peligrosa, ya que en algunos contenedores luego se tienen que cargar alimentos», asegura el presidente de Transcont CV.

Las protestas de los camiones han ido en aumento en los últimos meses, al denunciar que están sufriendo en sus ingresos el recorte de gasto de las empresas vinculadas con la actividad logística. A principios de mes, la Asociación de Transporte Portuario de la Comunitat (Asotraport) ya hizo una marcha lenta por el centro de Valencia y ya ha realizado otras en la V-30.

Más