Ailimpo pide a Intercitrus que se ponga las pilas

Cadena de selección y empaquetado de limones. / jesús signes
Cadena de selección y empaquetado de limones. / jesús signes

La interprofesional del limón se pone como ejemplo a seguir | Antonio Moreno, nuevo presidente del grupo limonero, avisa de que el sector de la naranja y la mandarina está en «una situación caótica»

REDACCIÓNVALENCIA.

Antonio Moreno, nuevo presidente de Ailimpo, la interprofesional del limón y el pomelo, ha aconsejado a la otra asociación interprofesional del sector citrícola, Intercitrus, con sede en Valencia y que engloba a las naranjas y mandarinas, que mire a la propia Ailimpo como «un ejemplo a seguir».

En declaraciones a Efe, Moreno ha dicho que «es necesario que Intercitrus se ponga en funcionamiento, porque el sector de la naranja y la mandarina está realmente en una situación caótica y, o se ponen los mecanismos para poder manejar datos, hablar y tomar decisiones de futuro, o realmente se complicará muchísimo la cuestión».

Ailimpo, con sede en Murcia, representa los intereses económicos de productores, cooperativas, exportadores e industriales que generan cerca de 15.000 empleos directos y una facturación anual agregada de 700 millones de euros.

Moreno considera mucho más preocupante el aumento de las entradas de limón africano y su calidad fitosanitaria que las consecuencias para el sector del acuerdo entre la UE y Mercosur. Razona que Argentina, el principal productor de limones de Mercosur, «ya tiene mercado europeo y se ha dado cuenta hace muchos años de que no le interesa venir para perder dinero, tirando los precios a la baja». En cambio ve «mucho más preocupante a Sudáfrica y los países del norte de África, donde están creciendo las producciones y sufren enfermedades citrícolas como la 'mancha negra' y 'greening'», de lo que se deriva una seria amenaza en lo económico y también un peligro por si dichas dolencias llegaran a afectar a la citricultura europea.

Moreno, que también es responsable de Frutas y Hortalizas de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), está convencido de la importancia del buen funcionamiento de los controles de entrada en las fronteras comunitarias para impedir que entre lo inapropiado. Ha recordado que en España el limón también estuvo «de moda» hace unos años, pero ahora es un sector «estable», en el que «ya se han frenado bastante las nuevas plantaciones». Advierte que «la plantación por moda, sin criterio comercial y sin enfoque de mercado, es bastante peligrosa, porque una mayor oferta puede recortar los precios para todo el sector».

Las primeras cifras de aforo de Ailimpo para la próxima campaña 2019/20 estiman una producción de 1,04 millones de toneladas de limón, un 14 % menos respecto de la actual, que alcanzó niveles máximos, lo que refleja un volumen «normal» y «perfectamente asumible por el mercado», según Moreno.

«Si los factores climáticos nos ayudan y no varían las condiciones de entrada en la UE para el limón turco, puede darse un año mejor que éste», en el que los precios han estado por debajo de las dos campañas anteriores, de acuerdo a sus datos.

Ailimpo está enfrascada ahora en un proyecto de diferenciación colectiva del limón español, para acreditarlo más en los mercados internacionales, y su presidente precisa que desde la interprofesional siempre se busca que las aportaciones de sus miembros para promoción «sean mínimas, gracias a participar de proyectos europeos financiados con fondos comunitarios».