La mortífera plaga que amenaza a los naranjos valencianos

La Trioza erytreae. /LP
La Trioza erytreae. / LP

La Unió insta a Agricultura a extremar el control al detectarse el vector del HLB en zonas citrícolas cerca de Lisboa

EUROPA PRESS VALENCIA

La Unió de Llauradors ha instado al Ministerio y a la Conselleria de Agricultura a extremar el control y la vigilancia al detectarse el insecto vector de la Trioza erytreae, propagador de la "devastadora" enfermedad del Huanglongbing (HLB), presente en las plantaciones citrícolas próximas a Lisboa, "donde ha ido avanzando con gran rapidez y de forma incontenible".

Según ha informado la organización agraria en un comunicado, el psílido africano capaz de portar la bacteria que desencadena el 'citrus greening' está "en pleno proceso de expansión" en la Península, ya que, tras ser detectado en Galicia en 2014, ha sido hallado 220 kilómetros más al sur del último foco conocido en julio, situado en los municipios de Aveiro y de Vago (más próximos a Oporto) y se ha desplazado hacia la zona de influencia de Lisboa.

La Trioza erytreae, --que es considerada como una "plaga de cuarentena, aunque secundaria comparada con el propio HLB", aún no presente en Europa-- ha sido confirmada recientemente en el municipio de Almada, "con lo que la zona demarcada en torno a este foco ya incluye buena parte de las primeras plantaciones citrícolas comerciales portuguesas de la zona del Valle del Tajo".

De acuerdo con la organización, el vector ha dejado de localizarse sólo en jardines o propiedades particulares, como hasta ahora y ya se encuentra "dentro o a sólo unos kilómetros de una zona con más de 1.500 hectáreas plantadas, de naranjas fundamentalmente".

Esta ubicación deja el foco "más cercano a escasos 190 kilómetros de las primeras plantaciones españolas de cítricos, las de la provincia de Huelva (la segunda en relevancia de Andalucía, con alrededor de 19.000 hectáreas) y a sólo 170 kilómetros de la principal productora de agrios del país vecino, el Algarve, con otras 14.600".

La Unió recalca que tan amenazante como esto, fundamentalmente para el país vecino, "es el hecho de que más al norte se haya extendido la zona infectada ya conocida de Aveiro, con tres nuevos focos detectados desde julio en los términos de Oliveira do Barro, Anada y Figuera da Foz, cuyas respectivas zonas demarcadas (donde se aplican medidas cuarentenarias) se ubican a escasos kilómetros de Coimbra, que es la principal zona viverística del país, con 1,2 millones de plantas producidas".

La organización advierte de que la situación es, "en términos de seguridad fitosanitaria, tan crítica, que las autoridades portuguesas ya han regulado las condiciones en las que sus viveros de cítricos tendrán que operar para ser considerados, desde el pasado 1 de enero, como libres de este insecto y, por tanto, no sufrir las restricciones que se han impuesto para frenar su expansión".

Las medidas pasan por el aislamiento, mediante cubiertas que garanticen la bioseguridad de todos los plantones a lo largo de todo su ciclo vegetativo, de las plantaciones de los viveros de cítricos".

Avisa de responsabilidades

La organización ha avisado que, si una administración no hace "correctamente" la tarea de inspección y como consecuencia de su negligencia produce un daño, de forma particular se puede pedir responsabilidad patrimonial y que se indemnice al afectado, tal y como se regula en la ley.

La Unió ha asegurado que asesorará y defenderá los intereses de los agricultores ante las administraciones "que hagan dejadez de sus funciones y permitan la infestación de nuestra citricultura" y, al mismo tiempo, ha pedido a los citricultores que "extremen las precauciones, comuniquen cualquier caso de sospecha y, sobre todo -y para evitar situaciones como la ahora acontecida en Portugal, eviten recurrir a material vegetal que no disponga del certificado fitosanitario".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos