Cuándo empieza la vendimia en 2019 y cómo será la cosecha este año

Cuándo empieza la vendimia en 2019 y cómo será la cosecha este año

El calor del mes de agosto determina el comienzo de la recogida de la cosecha, que se generalizará en torno al 10 de septiembre, algo antes que en 2018

EFEMADRID

La vendimia de 2019, que va a depender del calor que haga en el mes de agosto, se generalizará a partir del 10 de septiembre, aunque en algunas zonas puede comenzar antes. Las organizaciones agrarias y Coooperativas Agro-Alimentarias consultadas por Efeagro calculan una cosecha de entre 40 y 44 millones de hectolitros de vino, lo que supone una vuelta a la «normalidad», con una reducción considerable respecto a la actual y que incluso puede llegar al 20 % en algunas zonas.

Las lluvias de abril favorecerán la vendimia 2019

«Tuvimos la suerte de que cayeron 100 litros de agua en casi todas la zonas vitícolas en abril», recuerda, y que no se han registrado siniestros graves, a excepción de las tormentas que afectaron hace varias semanas a la zona de Utiel-Requena (Comunidad Valenciana) y en La Manchuela (Castilla-La Mancha).

Pero falta «el mes de agosto» y será clave para el resultado final, pues resta la maduración final de la uva; en este proceso, las temperaturas son muy importantes, sobre todo las nocturnas, detalla el presidente de Cooperativas. Con todo -y con estas incógnitas-, Villafranca espera «una campaña normal de entre 42-43 millones de hectolitros», pero algo más temprana que el año pasado, por lo que comenzará a finales de agosto -salvo las excepciones en parcelas muy concretas y en zonas como Montilla-Moriles- y estará generalizada en torno al 10 de septiembre.

Casi un millón de hectáreas plantadas

Según los datos de la Federación Española del Vino (FEV), son 951.693 hectáreas plantadas de vid y la producción media de los últimos cinco años ha sido de 42 millones de hectolitros, lo que sitúa al país entre los principales productores del mundo.

Para el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias, Ángel Villafranca, es «muy pronto» para hacer una previsión sin riesgos sobre la vendimia que se acerca, y sus cálculos se basan en el estado actual del viñedo, su brotación, su evolución y el comportamiento de las lluvias.

En cuanto al estado sanitario de la uva, señala que no se han producido plagas importantes, si bien se esperan algunos brotes de araña amarilla y roja, que «aparecen en periodos de sequía».

Fuentes de la Unión de Pequeños Agricultores destacan, por su parte, que «van a pesar mucho las adversas condiciones meteorológicas y la sequía», que han llevado a un cuajado no idóneo en amplias zonas del país.

A ello se suma el calor de las últimas semanas de julio, que «puede tener un efecto muy negativo en los viñedos, dado el estrés hídrico que ya sufre la planta»; y aunque insisten en que es pronto para valoraciones exactas, todas estas condiciones climáticas podrían llevar a una campaña «normal tirando a baja».