Los Agronómos piden serenidad y reivindican su papel ante la Xylella

V. LL. VALENCIA.

El Colegio de Ingenieros Agrónomos de Levante (Coial), que agrupa la Comunitat Valenciana y Baleares, ha pedido prudencia y serenidad ante el problema de la Xylella y ha reivindicado el papel esencial de sus profesionales para afrontar cuestiones como ésta. Advierte que «no se puede minimizar el problema, porque es serio e importante, pero debe ser tratado sin alarmismos innecesarios, dejando trabajar a los ingenieros agrónomos y atendiendo a sus recomendaciones». Recuerda al respecto que «contamos con un plantel de especialistas que son referentes a nivel nacional e internacional. Lo que pedimos es que no les falten recursos para dar lo mejor de sí».

Sobre los daños causados por esta bacteria explica el Coial que «la Xylella se desarrolla en el xilema (madera o parte lignificada), impidiendo la circulación de la savia dentro de la planta; su acumulación bloquea la circulación de la savia que traslada los nutrientes de las plantas».

No obstante se han observado distintos grados de virulencia. Según el Coial, «su poder devastador está relacionado con la cantidad de inóculo en la planta; no es lo mismo que un insecto vector haya transferido unas pocas bacterias una única vez que la planta esté siendo continuamente atacada por insectos vectores infectados». También se dan casos en que «una subespecie puede permanecer en un cultivo sin efectos notables, mientras que en otro provoque efectos rápidamente perceptibles». Existen plantas infectadas que no presentan síntomas, mientras que éstos se amplifican en cultivos descuidados o con estrés hídrico, árboles viejos o en estado sanitario deficiente. «Plantas que de partida están sanas y bien nutridas -señala el colegio de Agrónomos- tardan más en mostrar los efectos de la enfermedad, llegando a pasar desapercibidos». Por otro lado, el desarrollo de esta bacteria «es sensible a las temperaturas bajas invernales», por lo que es de esperar que «en zonas altas y frías, la expresión de la enfermedad sea menor que en en zonas cálidas». Al mismo tiempo, las temperaturas frías dificultan el desarrollo de los insectos que propagan la dolencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos