Compromís se opone a los riegos con abonado conjunto

Instalaciones de bombeo filtración y distribución de agua para fertirrigación conjunta en una comunidad de regantes. :: álex domínguez/
Instalaciones de bombeo filtración y distribución de agua para fertirrigación conjunta en una comunidad de regantes. :: álex domínguez

Los productores ecológicos quieren disponer de agua 'limpia'

V. LLADRÓ VALENCIA.

Compromís está en contra de los sistemas de abonado centralizado en comunidades de regantes, que suministran, junto al agua de riego, abonos que llegan por igual a todos los campos que se suministran de la misma entidad. Este partido político considera que dicha práctica, que está muy generalizada en el campo valenciano, atenta contra la libertad de cada agricultor de decidir cómo y con qué fertilizar sus parcelas, y además perjudica a quienes quieren hacer cultivo ecológico. También señala que, en cultivos convencionales, un mismo tipo de fertilización no aprovecha por igual a todos los productos.

La portavoz de Compromís en la comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca de Las Corts, Cristina Rodríguez, ha reclamado que los agricultores valencianos puedan elegir el cultivo de sus campos «sin someterse al riego comunitario con fertilizantes que no aprovecha para todos los productos cultivados». En un comunicado de esta formación política se señala que se han detectado «prácticas de fertilización por riego localizado o fertirrigación comunitaria que no tienen en cuenta la normativa rigurosa de producción ecológica ni las diferentes necesidades de abonos según los diferentes tipos y edades de los cultivos».

Según Cristina Rodríguez, «la fertirrigación comunitaria es incompatible para el desarrollo en ecológico, tanto para los productores actuales como para las nuevas incorporaciones, en parcelas incluidas en zonas donde se ha producido una actuación de modernización de regadíos como esta». Por otro lado advierte que «el problema afecta también a otros cultivos de agricultura convencional, que precisan de aportaciones de abonos diferentes».

La diputada ha agregado que entre los productores ecológicos «hay malestar y preocupación por un asunto que no tiene una solución técnica muy complicada», la cual tiene que quedar garantizada por «la propia Administración». Según plantea, las comunidades de regantes «tienen que garantizar la dotación de agua con la frecuencia y calidad necesarias, tanto para el cultivo convencional como por el ecológico, y así poder tener una agricultura rentable y rica en diversidad».

Cultivo recreativo

Por ello, ha argumentado que han propuesto «elaborar, en colaboración con las comunidades de regantes, unas directrices técnicas que permitan organizar los turnos de riego, disminuyendo los días de fertirrigación, de forma que se asegure que los días con agua sin residuos químicos son suficientes para el riego con agua limpia».

«Para Compromís es fundamental garantizar la libertad de cultivo de los agricultores así como mejorar la profesionalización del sector y acabar con prácticas que favorecen el monocultivo y profundizan en el cultivo recreativo de fin de semana, hecho que impide el relevo generacional en nuestros campos».

Hay que tener en cuenta que la fertilización genérica y centralizada está muy extendida en las comunidades que en décadas pasadas transformaron sus sistemas de riego al goteo, y lo hicieron además con inversiones cuyos proyectos contaron con fuertes ayudas de la Conselleria de Agricultura, que aplaudía e incentivaba tales estratetegias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos