La Unió pide que se revise la patente de la mandarina Orri

Huerto de mandarina tardía Orri. :: lp/
Huerto de mandarina tardía Orri. :: lp

La formación agraria solicita a la UE nuevas comprobaciones

V. LL. VALENCIA.

La Unió de Llauradors ha remitido a la Oficina Comunitaria de Variedades Vegetales de la UE un informe sobre posibles irregularidades que, en su criterio, se habrían cometido en el proceso de regularización de la variedad de mandarina tardía Orri, de origen israelí.

La Unió alerta de que los ensayos comparativos, realizados en su día en el IVIA, se hicieron con la variedad Mor, y no con la Orah, de la que procede la Orri, y por ello se derivaron conclusiones equívocas.

El informe técnico que emitieron en su momento investigadores del IVIA, como centro de referencia, certificó que la Orri era una variedad nueva, distinta, homogénea y estable, que son los parámetros exigidos para que la Oficina de Variedades Vegetales conceda la oportuna patente. Sin embargo, esos caracteres de 'nueva' y 'distinta' se acreditaron tras comparar la Orri con la Mor, cuando tendría que haberse hecho con la Orah, que es la variedad de origen de la que procede la Orri tras someter varetas de Orah a un proceso de irradiación con rayos gamma para alterar su memoria genética y, consiguientemente, algunos de sus caracteres.

Algunos productores y exportadores que conocen bien el proceso seguido por estas variedades israelíes afirman que las comprobaciones oficiales se deberían haber realizado también entre la Orri y la Or, al considerar que son la misma variedad. Aventuran que lo que podrían haber ocurrido fue que cuando los obtentores vieron que la derivada Or tenía calidad y gozaba de éxito comercial decidieron patentarla. Pero como ya era de uso común y había circulado con ese nombre, no cabía tal cosa. Entonces fue cuando apareció en el escenario la denominación Orri, presentada como diferente, formalmente como otro clon. Pero los expertos insisten en que Or y Orri es lo mismo y que si se examinara científicamente podría demostrarse. En todo caso no se ha hecho, porque los estudios comparativos de la Orri se realizaron con la Mor, que tiene poco que ver, y no con su teórica 'hermana', la Or, o su 'madre', la Orah.

Por ello La Unió ha solicitado que se revise ese proceso de regulación para tener completas garantías. Mientras tanto aconseja a los citricultores valencianos «prudencia en este asunto», ya que esta variedad «tiene interpuestos dos recursos ante la Oficina Comunitaria de Variedades Vegetales y, curiosamente, uno de ellos por la Asociación de Operadores de Variedades Vegetales (ASOVAV) que tiene en su seno a productores de la propia Orri, es decir que los mismos productores interponen un recurso contra el obtentor de la variedad.

En este sentido, desde LA UNIÓ se denuncia la estrategia de «quienes quieren implantar nuevas variedades protegidas de cítricos: primero regalan y extienden varetas de esas variedades por todos los sitios, con o sin licencia, y una vez obtenida la protección se reclaman los royalties por importes muy altos, aprovechándose de una actuación con muy mala fe». Para la formación agraria debería regularse mejor estos asuntos, señalando que «el momento actual es idóneo, puesto que el consejo de ministros acaba de pasar a tramitación parlamentaria una reforma de la Ley de Patentes, donde esta organización trabajará para que se contemplen estas actuaciones y se sancionen fuertemente».

Fotos

Vídeos