El Valencia del futuro

Abel Ruiz, Ferran Torres y Hugo Guillamón, de izquierda a derecha, con sus medallas de campeones. / lp
Abel Ruiz, Ferran Torres y Hugo Guillamón, de izquierda a derecha, con sus medallas de campeones. / lp

Ferran y Guillamón integran una larga lista de talentos que controla el club de Mestalla | «Vuelvo lleno de confianza y lucharé por hacerme con un puesto en el once», afirma el de Foios, héroe de la selección sub-19

JORGE PEIRÓVALENCIA.

«Somos una generación que ha marcado historia», apuntaba Ferran Torres, héroe de la final del Europeo sub-19 con un doblete, disputada ayer ante Portugal. Esta 'Generación del 2000' ha seguido la sobresaliente línea de las categorías inferiores de la selección española en la última década convirtiéndose en el primer grupo campeón tanto en sub-17 como en sub-19. También rozaron la gloria obteniendo la medalla de plata en el Mundial en la categoría sub-17.

Tanto Ferran Torres como Hugo Guillamón han sido piezas claves en la consecución del campeonato, el central con algo menos de peso que el extremo, y se unen a una larga nómina de jóvenes talentos que, o bien son propiedad del Valencia o bien el club tiene un cierto control sobre ellos en este momento.

Sobre el éxito de España, el MVP de la final reconoció que fuera del campo son «una familia, y que eso luego se transforma dentro del campo». «Ha sido la complicidad que hay entre nosotros, nos hemos caído bien desde el primer día, nos hemos aceptado tal y como somos y yo creo que eso pues al final ha sumado mucho», recalcó Ferran.

Ferran desvela la receta del éxito de la sub-19: «Ha sido la complicidad que tenemos, nos caímos bien»

El joven de Foios, que afirmó que llega «lleno de confianza, con buen ritmo», y que luchará «por tener un sitio y ser titular en el Valencia», se incorporará mañana a los entrenamientos con la cabeza puesta desde el primer día de competición en ganar importancia esta temporada en el once de Marcelino.

El extremo llegará hoy a Valencia desde Madrid tras haber disfrutado únicamente de un par de días de descanso tras la final del Europeo. El joven ya dispuso de algunos días de vacaciones después de la victoria en la final de la Copa del Rey en el Benito Villamarín ante el Barcelona de Valverde.

El aficionado blanquinegro, si echa un ojo a su plantilla, puede respirar tranquilo a día de hoy ya que el futuro deportivo de su equipo está en muy buenas manos. Este verano, hasta seis futbolistas sobre los que el club de Mestalla tiene control han levantado algún título con su selección.

Aparte de los ya mencionados Ferran Torres y Hugo Guillamón, Carlos Soler, Manu Vallejo y Antonio Sivera, jugando en el Alavés pero con una opción de recompra que mantiene el Valencia, han sido campeones de Europa sub-21. Gonçalo Guedes se une también a este selecto grupo, pues conquistó la Liga de Naciones con Portugal a principios de junio gracias a un derechazo suyo que batió a Jasper Cillessen en la final ante Holanda.

Ninguno de estos campeones supera las 22 primaveras, lo cual, visto su rendimiento hasta la fecha, augura un brillante futuro inmediato para el cuadro de la capital del Turia. Además de la larga lista de jugadores que han salido victoriosos en los últimos meses con sus respectivas selecciones, Paterna ve cada día cómo hay mucho más talento precoz trotando por sus verdes.

Es el caso de los jóvenes Kangin Lee, José Luis Gayà, Maxi Gómez, Fran Villalba, Mouctar Diakhaby, Uros Racic, Salva Ruiz, Jorge Sáenz y Jordi Escobar.

La joya de la corona habla coreano. Kang In Lee, siguiendo los pasos de Messi, Saviola o el exvalencianista Nico Oliveira, fue nombrado Balón de Oro de un Mundial sub-20 el pasado 15 de junio. El joven de 18 años mostró un extraodinario rendimiento en el torneo disputado en Polonia y está siendo uno de los nombres propios del verano en las oficinas de Mestalla.

El futuro de Kang In se trata con cautela ya que se le considera uno de los jóvenes talentos del presente siglo. El jugador, casi con total seguridad, saldrá cedido este año y su desarrollo como futbolista y como persona será seguido con especial atención por la cúpula valencianista. Quién sabe cuándo volverá a aparecer un Balón de Oro, aunque sea en categoría sub-20, por Valencia.

Con algunos de los precoces futbolistas talentosos que esperan dar muchas alegrías en Mestalla en los próximos años se podría formar una línea defensiva en un partido de la élite. Ni los laterales zurdos Gayà y Salva Ruiz, que no tiene asegurada su continuidad, ni los centrales Diakhaby y Sáenz, militando en el Celta pero bajo el control del Valencia, superan los 24 años de edad. Hay defensa para rato.

La mediacancha también está poblada por talento precoz. Uros Racic y Fran Villalba, ambos con 21 veranos a sus espaldas, tienen muchas papeletas para salir este curso pero sus cualidades para triunfar en la élite son innegables.

La parcela ofensiva tampoco se anda escasa de aptitudes. El jovencísimo Jordi Escobar de 17 años también apunta maneras mientras que de la gran operación del verano, el uruguayo Maxi Gómez, se esperan grandes números.

Quince es el total de perlas sobre las que Marcelino tiene algún poder y que tendrán un papel, más o menos relevante, en el presente y futuro a muy corto plazo en el primer equipo del Valencia.

Las temporadas en el máximo nivel son tremendamente largas y, como ya se demostró la campaña pasada, el reparto de minutos en una plantilla que disputa tres competiciones -Liga, Copa y Champions- puede ser generoso. El mundo del fútbol vive muchos altibajos y las oportunidades pueden llegar en cualquier momento.