«El Valencia Basket tomó nota de los errores y tiene una plantilla más larga»

Vidorreta da instrucciones durante el partido que su equipo, el Iberostar Tenerife, jugó el sábado en la Fonteta. / acb photo/miguel ángel polo
Vidorreta da instrucciones durante el partido que su equipo, el Iberostar Tenerife, jugó el sábado en la Fonteta. / acb photo/miguel ángel polo

Txus Vidorreta Entrenador del Iberostar TenerifeEl extécnico taronja se marchó satisfecho por el calor que el sábado le dedicó la Fonteta: «Creo que el club y su masa social entienden que lo di todo»

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

El partido del pasado sábado en la Fonteta entre el Valencia Basket y el Iberostar Tenerife fue especial para Txus Vidorreta (Bilbao, 1966). El vasco volvía por primera vez al recinto en el que entrenó durante una temporada, donde conquistó el título de la Supercopa de España, y se marchó satisfecho por el trato recibido.

-¿Sintió el reconocimiento de todos los estamentos del club?

- Sí. Juan Roig estuvo muy cariñoso incluso antes del partido, vino a saludarme al vestuario y luego con el abrazo en la pista. Noté mucho cariño de todo el Valencia Basket y de la Fonteta. Me voy con ese reconocimiento porque creo que la estructura de la entidad y su masa social entienden que lo di todo por el club. Cuando vienes por primera vez y sientes ese reconocimiento sincero te sientes contento.

«Juan Roig estuvo muy cariñoso, incluso antes del partido que vino a saludarme al vestuario»«Han conseguido llegar a uno de los momentos clave de la temporada con catorce jugadores sanos»

-¿Le dio tiempo de fijarse en la bandera de la Supercopa?

-En el partido no miré arriba pero en el entrenamiento del sábado sí que lo hice cuando entré al pabellón, y es cierto que me fijé en esa bandera de la Supercopa. En el día de partido estaba más pendiente de las personas, de todos los miembros del staff técnico, de jugadores como Rafa Martínez que vino al vestuario y estuvimos charlando un rato. Mis jugadores se dejaron la piel la temporada pasada por el club pero también por mí y ese cariño es recíproco. Me sentí muy honrado del el reconocimiento recibido y lo devolví haciendo un pasillo de honor a un equipo que se lo merece por la magnífica Eurocup que han ganado esta temporada.

-El Valencia Basket ha ganado siete títulos en su historia y cuatro de ellos han llegado de la mano de técnicos españoles.

-Es un buen porcentaje. Por Valencia han pasado entrenadores top que lo han hecho muy bien y otros que no han tenido esa suerte. Por mi parte me quedo con que fue un año muy complejo. Todos sabéis que las temporadas que el Valencia Basket disputa la Euroliga son complicadas porque históricamente así ha sido. Conseguí acabar la temporada dejando hasta el último aliento para intentar la clasificación para la Euroliga y tuvimos el título de la Supercopa.

-¿Cómo calificaría la pasada temporada con usted al frente?

-Con un poco más de salud hubiéramos optado al playoff de la Euroliga. Para mí el balance fue bueno y creo que le devolví con trabajo la confianza que me dio el club. No tuvimos fortuna durante la temporada con ese símbolo del último partido que fue una repetición de lo que tuvimos durante el año. Cuando vuelves y notas el cariño te reafirmas más en que todo el mundo es consciente que di lo mejor de mí mismo.

-Vidorreta y Ponsarnau llevan vidas paralelas en las últimas temporadas.

-Juntos hemos obtenidos buenos resultados como ayudantes de Scariolo en la selección y ahora Jaume (Ponsarnau) ha ganado una Liga, una Supercopa y ahora una Eurocup, mientras que yo he logrado una Supercopa, una Champions y ahora tengo la opción de ganar otra, que para el nivel que tiene nuestro equipo creo que es un palmarés extraordinario.

-¿Los pitos duelen? Usted los tuvo durante su etapa en el banquillo taronja y el sábado los volvió a escuchar por una parte de la grada en la presentación.

-No, en absoluto. Los profesionales lo que tenemos que hacer siempre es respetar la opinión de todo el mundo. Yo llegué a Valencia en una situación compleja sustituyendo a un entrenador que había ganado la Liga y a la que la gente le tenía mucho cariño. Seguro que desde el principio hubo aficionados que no aceptaron de buen grado mi entrada pero no creo que mi comportamiento haya sido merecedor de esos pitos desde el inicio. Ahora hay gente que aún no ha pasado página y lo respeto, pero creo que en general lo que hay que dar valor es el cariño que recibí de la Fonteta, que fue superior a los silbidos.

-Es el único entrenador que ha dirigido al Valencia Basket en el nuevo formato de Euroliga. ¿Cómo debe afrontar el club esta segunda edición?

-Creo que el Valencia Basket tomó nota de los errores que se cometieron en el pasado y este año tienen una plantilla más larga. Eso ha sido clave y han conseguido llegar a uno de los momentos clave de la temporada con catorce jugadores sanos, lo cual significa que los trabajadores del club saben lo que tiene que hacer. Lo que es importante es darse cuenta de la complejidad que tiene la Euroliga. La gente tiene que venir a la Fonteta a disfrutar de la competición y seguro que se podrán conseguir manteniendo todas estas cosas mejores resultados que los del año pasado.

-¿Qué perspectiva de crecimiento tiene el Iberostar Tenerife las próximas temporadas?

-Somos ambiciosos y por eso creo que somos el mejor equipo de la clase media de la ACB. Al Gran Canaria, Unicaja y Valencia Basket los incluyo ya en la clase alta de la competición y luego están los clubes que tienen licencia de la Euroliga. En los últimos cinco años somos el mejor equipo de esa clase media con gran diferencia y además de ese segmento somos el único que estamos siendo capaz de jugar finales en Europa, semifinales de Copa o liderar la Liga Endesa hace dos años con la temporada avanzada. Queremos seguir siendo competitivos y llamar a la puerta.