El Valencia Basket sopesa elevar una protesta formal por el arbitraje de Difallah

El francés tomó el peso de las decisiones en el último cuarto del partido ante el Turk Telekom donde el marcador de faltas llegó a ir 0-8

J. C. VILLENA

La expedición del Valencia Basket regresó ayer de Ankara con el liderato del Grupo C de la Eurocup en el zurrón pero también con el malestar por el arbitraje sufrido durante el encuentro, especialmente en un último cuarto donde Mehdi Difallah se convirtió en protagonista. La actitud del francés, que por momentos marcó el listón sobre la pista por encima del principal, el esloveno Javor, desesperó tanto al cuerpo técnico taronja como al presidente y al director general, presentes en el partido. El cabreo fue tal que, a expensas de revisar el vídeo del partido de forma concienzuda, la entidad valenciana sopesa elevar una protesta formal por lo ocurrido en el Ankara Arena. Protestar por un baremo en el reparto de justicia que se considera desproporcionado, con el partido ganado, es sin duda más ponderable.

La gota que colmó el vaso de la paciencia de los valencianos fue lo ocurrido en el último cuarto. Con un Turk Telekom que subió el listón defensivo tras comenzar el tramo decisivo del encuentro por detrás (49-55), la primera falta señalada al conjunto turco llegó a 3:42 para el final del partido y tras ocho faltas señaladas al equipo español (Dos a Sergi García y Dubljevic y una a Will Thomas, Doornekamp, Tobey y Van Rossom). En el caso del montenegrino, la cuarta en su casillero le sacó de la dinámica del partido al igual que ante el Real Madrid. Quien no escondió su malestar tras el encuentro, en el micrófono de Gestiona Radio Valencia, fue Ponsarnau: «A pesar de que el último cuarto se ha puesto de punta, no estoy de acuerdo con el concepto arbitral. Lo primero es pensar que no perdemos los nervios porque no nos ha gustado el arbitraje y la próxima vez volveremos a demostrar ser limpios para que no nos lo vuelvan a hacer más».

 

Fotos

Vídeos