El Valencia Basket conoce en pleno vuelo que su rival en la final de la Eurocup es el Alba Berlín

La expedición aterriza en Manises a las dos y media de la madrugada y el equipo entrena esta tarde

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El calendario no da tregua al Valencia Basket. A las 23.55 hora española, en pleno vuelo sobrevolando algún punto de Europa central, la voz del delegado Alfonso Castilla comunicó por la megafonía del vuelo chárter que el Alba de Berlín era el rival en la final de la Eurocup al ganar 81-87 en Andorra y poner el 2-0 en su serie.

El cuerpo técnico taronja no tuvo mucho tiempo de celebraciones tras ganar al Unics en las cinco horas que duró el vuelo de regreso de Kazán puesto que tenían que preparar la táctica para el partido de mañana frente al Joventut pero ni el cansancio, el equipo aterrizó a las dos y media de la madrugada en Manises, impidió que reinara la alegría en el avión. Ni mucho menos la euforia, puesto que si algo se aprendió en 2017 es que la final de la Eurocup se gana en el actual formato con dos victorias en la última serie. Donde sí que se vivieron momentos de emoción fue en el Basket Hall de Kazán.

El director deportivo, Chechu Mulero, no pudo evitar la emoción así como miembros del cuerpo médico del club con el doctor Álvaro Sala a la cabeza, la intendencia del equipo, que también festejaron la gesta. En una pista fetiche, donde se ganó la Eurocup de 2014. En cuanto se pasaron los férreos controles de seguridad del aeropuerto de Kazán, y al avión de Alba Star le quitaron de una de las alas el hielo acumulado, reinó el silencio del descanso. Merecido y necesario puesto que esta tarde vuelven a los entrenamientos.

Más información del Valencia Basket