Un trayecto europeo bañado en oro

Hopkins, en la final de la Copa Saporta de 1999./ efe/j. cebollada
Hopkins, en la final de la Copa Saporta de 1999. / efe/j. cebollada

El Valencia Basket consigue el quinto mejor balance histórico de la competición y acaba con veinte triunfos y tres derrotas

TONI CALEROVALENCIA.

El 14 de noviembre arrancó el Valencia Basket una racha imponente. El campeón había perdido dos encuentros en la fase regular y a partir de ahí se empeñó en no dejar ni las migajas en su trayecto hacia la cuarta Eurocup. Nadie pudo rebatir ese dominio hasta llegar al espectacular Mercedes Benz Arena y ese segundo encuentro de la final que se escapó (95-92) en la prórroga. Desde mediados de noviembre, seis meses de competición y un balance global de veinte triunfos, contando el de ayer en la Fonteta, y tres derrotas. El Valencia Basket igualó además en el primer duelo de la final el registro histórico de quince victorias consecutivas en la Eurocup, una marca de otro tiempo que le llevó a la pelea por el título contra el Alba Berlín. Pese a ese triunfo de los de Aíto en Alemania, el trayecto del Valencia Basket explica el título del mejor equipo de una competición que deja para disfrutar del regreso a la Euroliga.

Jaume Ponsarnau y sus jugadores ya pueden decir que han completado la quinta mejor Eurocup de la historia, con veinte triunfos y sólo tres fallos, dos de ellos en los primeros compases de la competición. Perdió el Valencia Basket en Rusia ante el Zenit de San Petersburgo (101-93) y en territorio francés contra el ASVEL Villeurbanne (73-69). Las derrotas no pusieron en peligro la clasificación taronja para el top-16, donde el Valencia Basket estuvo intratable activando el modo rodillo que seguiría en cuartos de final y las semifinales. En la final se dejó el cuadro de Ponsarnau otra derrota que no le impidió levantar el trofeo contra el Alba de Aíto García Reneses.

El técnico, por cierto, mantiene su nombre en la historia del torneo pese a haber caído contra Valencia Basket. Aíto y su Joventut arrasaron en la 07-08 con 16 triunfos y una sola derrota. En la final, la 'penya' superó al Girona (54-79) que en ese momento estaba entrenado por Pedro Martínez y tenía en San Emeterio a uno de sus jugadores más relevantes. Con su triunfo de ayer, el Valencia Basket se sitúa con el quinto mejor balance histórico (20-3) por detrás del Joventut, Dynamo de Moscú, Khimki y Power Electronics. El cuarto registro también es para la entidad taronja, en la 09-10 compitiendo bajo patrocinio de la empresa de la familia Salvo y cuya marca fue de 14 victorias y 2 derrotas.

El Valencia Basket sólo ha perdido ante el Zenit de San Petersburgo, el ASVEL y el Alba Berlín

En la presente campaña acabó el Valencia Basket con ocho triunfos de diez jornadas en la fase regular y en el top-16 hizo pleno. El balance de 6-0 provocó que los taronja saltaran a los cuartos de final. En esa fase se quedó por el camino Rytas Vilnius. En semifinales se dieron dos encuentros ajustados contra UNICS Kazan, pero los taronja ganaron en casa y fuera para solventar la eliminatoria por la vía rápida.

Con el cuarto título refrenda el Valencia Basket su historia de amor con la Eurocup, donde siempre ha tenido un balance positivo salvo en la 14-15 (5 victorias y 5 derrotas). El equipo de Ponsarnau igualó en el primer partido de la final ante el Alba Berlín, además, el propio récord de la entidad taronja que se estableció en la 98-99. Con Vukovic, el Pamesa arrancó la Copa Saporta ganando 15 partidos seguidos, una racha que se agotó en la vuelta de los cuartos ante el Joventut.