Van Rossom esquiva la trampa

Van Rossom y San
Emeterio luchan
por un balón con
Sikma.
/ miguel ángel polo
Van Rossom y San Emeterio luchan por un balón con Sikma. / miguel ángel polo

El técnico del Alba consigue desactivar a Matt Thomas mientras que Tobey se borra del encuentro con cinco faltas en siete minutos Aíto anula en la primera mitad al base belga, desatado en la recta final del partido

TONI CALERO BERLÍN.

Sam Van Rossom lleva tanto tiempo defendiendo la camiseta de Valencia Basket que ya no sorprende la inteligencia demostrada ayer para ir escapando a las trampas que le pusieron desde el banquillo visitante. Aíto tiene tanto de diablo como de viejo, así que el madrileño se marchó de la Fonteta el martes con una derrota y varias enseñanzas. La mayor, que Alba Berlín no podría competir la final de la Eurocup al conjunto taronja si sus jugadores no conseguían desactivar la dirección de Van Rossom y los puntos de Will Thomas.

La primera mitad del base belga en Alemania confirmó que Aíto se había apuntado una mini victoria. Van Rossom no miró demasiado a canasta (tres tiros) y sumaba un balón perdido y una asistencia. Insuficiente. El conjunto de Jaume Ponsarnau sobrevivió no obstante a un buen arranque del Alba Berlín para alcanzar el descanso con todo por disputarse. Quedaba claro: Ponsarnau necesitaba una buena versión de su base titular para hacer daño al conjunto alemán. Van Rossom aún pasaría un cuarto prácticamente desaparecido. Hasta la hora de la verdad. En los últimos diez minutos de encuentro aparecieron los veteranos, entre ellos y muy especialmente, el director de juego nacido en Gante hace 32 años.

Once puntos hizo Van Rossom en un último acto en el que se desató por completo. Asumió el belga la responsabilidad ofensiva del Valencia Basket y antes de la prórroga ya sumaba 14 puntos, sólo por detrás de Will Thomas y San Emeterio (15) en la lista de anotadores del equipo visitante. Si el Valencia Basket tuvo la opción de cerrar la serie ante el Alba Berlín antes incluso de llegar a la prórroga fue por la tremenda personalidad de Van Rossom (y San Emeterio) en los momentos más calientes del choque, cuando un abarrotado Mercedes Benz Arena provocaba fallos ajenos y también propios, puesto que a algún local se le encogió la muñeca. La rebelión de Van Rossom llevó al belga a sumar 22 puntos con seis triples de ocho intentos.

Los árbitros rectifican para señalar una falta a Sastre que previamente habían añadido a Tobey La 'rebelión' de Van Rossom le lleva a sumar 22 puntos con seis triples de ocho intentos

Supo saltar el belga las zancadillas llegadas de la pizarra de Aíto y algo similar sucedió con Will Thomas, principal candidato a MVP de la final de la Eurocup y en la primera mitad del choque de ayer sin ejercer como referente. El americano completaba una hoja de servicio impoluta en la selección de tiro al término de la primera mitad, pero su participación se redujo a eso. Como Van Rossom, el '10' taronja empezó a meter en problemas a Sikma ya en la segunda parte. Y, a falta del tercer y decisivo encuentro del lunes en la Fonteta, el de Baltimore continúa siendo el máximo aspirante a mejor jugador de la final de la Eurocup porque ayer, pese a su mal comienzo, acabó con 15 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias.

Los más veteranos de la rotación de Ponsarnau acabaron dando la talla en Berlín, pero Aíto también supo hacer encallar la ametralladora de Matt Thomas. El americano erró el último lanzamiento y se quedó en un 25% de acierto desde la línea de tres. Es un arma, la de Thomas, que sí explotó el Valencia Basket en ciertos momentos del primer partido y deberá recuperar para el lunes.

Los árbitros, cierto, sufrieron en el tercer cuarto un lío del que no sabían cómo salir. Joan Sastre cometió una falta (clara) pero en el marcador se la dieron a Mike Tobey. El banquillo del Valencia Basket se dio cuenta de la situación, pero pasaban los minutos y ni la mesa ni el trío de colegiados tenían claro a quién debían 'endosar' la personal.

Oficialmente se la quedó Sastre (era la tercera) porque de lo contrario Mike Tobey hubiera sido eliminado del choque con ¡Seis faltas! El pívot americano no compareció en Berlín. O mejor, lo hizo pero se escabulló. En apenas siete minutos de juego, una lluvia de errores que le dejaron fuera del partido por eliminación. Las cinco personales dejaron a Tobey con cara de circunstancias camino del banquillo y obligó a Ponsarnau a cargar de minutos a Dubljevic.

Roig, con el ánimo intacto

Mientras las luces se apagaban el mecenas del Valencia Basket, Juan Roig, se acercó a la zona de prensa para ponderar el masivo desplazamiento para cubrir el segundo de la final de la Eurocup, justo en el momento en el que salían por la pista los últimos seguidores del Alba, que desconocían como es lógico la identidad de ese seguidor. Reinó la deportividad, con un cruce de buen partido entre el propietario de la entidad taronja y los educados seguidores alemanes.

Más