El regreso de Ankara estuvo marcado por la lesión del alero

Los horarios al límite del viaje de vuelta del Valencia Basket desde Ankara jugaron en contra de Joan Sastre. Tras abandonar el pabellón enganchado de la zona lumbar, el alero, como el resto de sus compañeros, tan sólo descansó tres horas en el hotel antes de comenzar el regreso, que incluyó una escala de casi tres horas en Estambul. El balear estuvo en todo momento, desde la salida del Ankara Arena, supervisado por los tres miembros de la expedición pertenecientes al área de salud; el médico del primer equipo Álvaro Sala, el preparador físico Pedro Cotolí y el fisioterapeuta Francisco Pedregosa. El fisio se encargó de mitigar el dolor en la espalda del internacional en las horas previas a la salida de territorio turco. En los dos vuelos, Sastre utilizó una almohada viscolástica para proteger las cervicales y aterrizó en Manises con signos evidentes de malestar en la zona dañada.

 

Fotos

Vídeos