«Quiero jugar la Euroliga con el Valencia Basket»

«Quiero jugar la 
Euroliga con el 
Valencia Basket»

El islandés cree que los taronja «llegan en buen momento» a la Copa pese a las dos últimas derrotas en la Liga Endesa Tryggvi Hlinason Pívot del Obradoiro

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. Tryggvi Hlinason (Pingeyjarsveit, 1997) atiende a LAS PROVINCIAS con una sonrisa antes de abandonar la Fonteta el sábado por la noche tras la histórica victoria del Obradoiro frente al Valencia Basket. La celebración en el vestuario visitante, que se escuchó por todas las entrañas del pabellón de Hermanos Maristas, estaba más que justificada puesto que después de ocho derrotas consecutivas el equipo gallego consiguió su primer triunfo en una de sus pistas malditas. Los primeros segundos de conversación se convierten en un símbolo del interés del islandés por hacerse un hueco en el universo ACB. ¿La entrevista, en español o en inglés?. «Prefiero en español. Me gusta hablarlo cuando salgo a la calle para poder perfeccionarlo . Mejor hacer la entrevista en español que en inglés».

Desde que el espigado islandés, de 215 centímetros y 21 años en la actualidad, aterrizó en Valencia para firmar un contrato con los taronja hasta 2021 se convirtió en una esponja. El pívot comenzó tarde a jugar a baloncesto y proviene de una aislada aldea de Islandia. Esos primeros meses fueron clave y la afición valenciana siempre reconoció su trabajo y su actitud. El sábado lo volvieron a demostrar, aplaudiendo incluso sus canastas frente al que sigue siendo su club. «Me emocionó el recibimiento de la Fonteta porque la afición del Valencia Basket siempre me ha tenido mucho cariño desde que llegué», reconoce un Hlinason que define a Valencia como «mi casa» y que se sintió muy cómodo actuando como titular. Moncho Fernández utilizó esa carta y le salió a la perfección. Para el islandés fue como volver a su pasado más reciente: «Las sensaciones en la pista, cuando por ejemplo tenía que defender a Dubljevic o él a mí, fueron extrañas pero a la vez divertidas. Al final, aunque sin público, hemos entrenado muchas veces juntos y es un jugador del que he aprendido mucho la pasada temporada».

Desde los despachos de la Fonteta se está siguiendo al milímetro la cesión de Hlinason al Obradoiro. Hace pocas fechas se realizó una visita de control a Santiago de Compostela y el jugador tiene muy claro su deseo a corto plazo en la próxima campaña. No titubea al contestar: «Quiero jugar la Euroliga con el Valencia Basket. El objetivo del club esta temporada es clasificarse para volver a jugarla el año que viene y creo que lo van a conseguir. Tienen las dos opciones abiertas».

El interior está satisfecho con el transcurso de la temporada en tierras gallegas «porque este año está siendo muy importante para mí. Desde que se decidió que fuera a jugar a Obradoiro me lo tomé como una oportunidad para crecer, para leer cosas del juego que antes no sabía. Estoy muy contento con el trabajo que estoy haciendo y con la ayuda del entrenador». Unos minutos antes de esa respuesta, el propio Moncho Fernández había destacado la actitud del jugador en el trabajo cuando fue preguntado en la sala de prensa: «Como todo jugador joven está en una fase de progresión y aprendizaje. Va dando pasos hacia delante. Sus ganas de trabajar, su dedicación, está a nivel diez. Estamos muy contentos con su trabajo».

«Aún no sabemos lo que va a ocurrir la próxima temporada», responde el jugador cuando es cuestionado por lo que va a ocurrir con su ficha en el curso 2019-2020 porque una cosa es su deseo, el de volver a vestir la camiseta taronja en un Valencia Basket de Euroliga, y otra los planes que pueda tener la entidad que tiene sus derechos hasta junio de 2021. Hlinason reconoce que, a día de hoy, todas las opciones están abiertas: «Nadie me ha garantizado que vaya a regresar al equipo y es normal. Ahora todas las opciones son posibles pero si sigo mejorando y jugando con fuerza creo que tengo opciones de volver a Valencia para jugar el próximo año. Quiero demostrar que puedo jugar aquí».

Tras su brillante triunfo en la Fonteta el Obradoiro tendrá casi tres semanas sin competición puesto que hasta no volverá a jugar un partido oficial hasta el primer fin de semana de marzo. El de Pingeyjarsveit tiene claro que se pondrá la bufanda taronja en la Copa del Rey que arrancará el jueves en el WiZinc Center de Madrid: «Seré un seguidor más del equipo. Es una competición que también es importante para el club. Aunque llegan después de perder dos partidos seguidos en la ACB creo que llegan en un buen momento y claro que tienen opciones de ganar al Barcelona en cuartos y pelear por el título porque antes de esas dos derrotas habían ganado muchos partidos seguidos». Algo que también estima para la Eurocup «donde creo que tienen una buena oportunidad. Si siguen con la mentalidad con la que están jugando en la Eurocup creo que tienen opciones de ganarla». Los 215 centímetros de Hlinason y los 217 del eslovaco Pavelka, al que se sigue puliendo en L'Alqueria con muy buena progresión, son los dos proyectos de jugador interior que pueden marcar a medio plazo la pintura de la Fonteta.

Más