Txus Vidorreta: «Queremos mantener toda la columna del equipo campeón de Liga»

Txus Vidorreta posa tras su presentación como nuevo técnico taronja. / damián torres
Txus Vidorreta posa tras su presentación como nuevo técnico taronja. / damián torres

El nuevo técnico taronja desvela que ya pudo llegar en 2010 antes del fichaje de Pesic y afirma que cumple un sueño Txus Vidorreta. Entrenador del Valencia Basket

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

Txus Vidorreta (Bilbao, 1966) recibió el martes un regalo de cumpleaños de esos que no olvidas nunca. El día en el que se adentró en los 51 se cerró un círculo de casi siete años. Antes de la llegada de Pesic a Valencia, tenía la maleta preparada ante cualquier imprevisto. La oportunidad de la Fonteta le llega con el club en una nube, disputando una ACB donde defenderá título. Palabras mayores aunque seas del centro mismo de Bilbao. Tampoco da pie a las conjeturas al hablar de la columna principal que ha ganado la Liga: apuesta por renovar a los diez integrantes de la rotación en la final frente al Real Madrid.

-¿A la tercera va la vencida?

-Eso dicen. La vez que estuve más cerca de ser entrenador del Valencia Basket fue cuando se acabó fichando a Pesic. Si no se hubiera llegado a un acuerdo con él creo que se hubiera apostado por mí, por lo que por fin haber fichado por el Valencia Basket es un sueño cumplido.

-El club no ha parado de crecer desde esa fecha que me dice.

-Eso es lo que hace incluso más ilusionante haber llegado en estas condiciones. En estos últimos siete años el club ha crecido de una forma exponencial y la guinda ha sido el título de liga que acaba de conseguir después de haber disputado las tres finales este año. Estamos ante una temporada histórica y ante un reto único para cualquier entrenador que coja un equipo en estas circunstancias.

-¿Es más un reto o un marrón tras una temporada de excelencia?

-No es un marrón porque sé que la afición del Valencia Basket es del club y al final siempre va a estar con el equipo. Sí que es un reto apasionante en mi carrera deportiva pero tengo claro que es más fácil coger a un equipo campeón que a uno que va último. Eso sí, el nivel de exigencia de un equipo que ha sido campeón es mucho más alto. Nunca me ha asustado la exigencia porque una de las claves de mi carrera es que el nivel de exigencia que me marco conmigo mismo es muy alto.

-¿Se está demostrando que en el baloncesto moderno la gestión grupal está al mismo nivel de importancia que el terreno táctico?

-Creo que sí. Es cierto que hay que tener calidad pero con buenos medios eso se consigue y la gestión de grupo es muy importante. Un equipo que tenga calidad humana en un vestuario tiene mucho ganado. Obtener este año el título de la Liga Endesa no es una casualidad sino el fruto de muchos años de trabajo.

-La curva ascendente del equipo es muy buena.

-Es que cuando un equipo va en trayectoria ascencente todo es importante. En el Valencia Basket de hoy tiene mucho que ver las 30 victorias de Perasovic en una Liga Regular, el 28-0 de inicio de la pasada temporada con Pedro Martínez, el estar a una victoria de entrar en la Final Four con Pesic o ganar dos títulos de Eurocup en cuatro años. Todo eso son muchas condiciones que se han ido cumpliendo para llegar a un punto donde estamos hablando de uno de los equipos más importantes de España y uno de los clubes que ahora está intentando consolidarse como puntero en Europa.

-¿Ha llegado por tanto en el momento adecuado?

-Es el mejor escenario. Cuando llegas a un equipo que no está cumpliendo sus objetivos lo que tienes que hacer es cambiar y convencer a los jugadores de que son buenos. En el Valencia Basket tengo la certeza de que mis jugadores se sienten buenos. Eso va a facilitarnos las cosas notablemente.

-¿La ACB es lo que le faltaba al club para hacerse respetar de una vez por todas? Porque da la sensación de que no se estaba valorando ese crecimiento como se debía.

-Estoy convencido de ello. La única asignatura pendiente que le quedaba después de la trayectoria del Valencia Basket en las últimas siete u ocho temporadas era volver a una final de la ACB y el año que lo consigues, después de la de 2003, no sólo vuelves sino que la ganas jugando un baloncesto magnífico. Tiene que ser el año del despegue definitivo del Valencia Basket para poder estabilizarse entre los grandes de la ACB.

-¿Confía en convencer a Jaume Ponsarnau para que se quede en el proyecto?

-Lo que es evidente es que Jaume Ponsarnau es un gran entrenador y me consta que esta temporada junto a Pedro Martínez han conseguido un tándem sensacional. La ilusión que tengo es que continúe pero también sé, porque he compartido con él muchos veranos y tenemos una muy buena relación, que de momento quiere tratar de explorar sus oportunidades como primer entrenador. Tenemos que darle este tiempo porque se lo merece.

-El club va a hacer una apuesta fuerte por retener a Antoine Diot. ¿Es clave en el puesto de base?

-Estoy de acuerdo con la decisión del club de intentar retenerle. No sé lo que va a pasar porque soy muy malo para adivinar esas cosas, pero es una de las prioridades que tenemos en la confección de la plantilla.

-¿Otras tres son la continuidad de de Will Thomas y las renovaciones de Sato y Sikma?

-Queremos mantener toda la columna vertebral del equipo campeón de Liga, los diez jugadores que han formado parte de la rotación del equipo vencedor. Queremos mantenerla. Con esa reflexión se contesta como sí a la pregunta.

-¿Doornekamp o Bogris van a ser el primer fichaje externo del Valencia Basket?

-Para definir fichajes estamos pendientes de tener un poco de tiempo con Chechu Mulero para poder trabajar. Es cierto que hay algo perfilado pero hay que esperar.

-¿Lo único que queda para perfilar el dibujo inicial son las decisiones sobre Kravtsov y Van Rossom?

-Con esos dos casos tenemos que sentarnos y valorar, tanto sobre Van Rossom, que ha pasado en Valencia muchos años, como sobre Kravtsov que ha llegado y ha tenido la mala fortuna de las lesiones.

-Vamos, que se confirma la idea de querer blindar al equipo campeón.

-Esa es la intención clara. El Valencia Basket es un equipo campeón. Seguramente tenemos que hacer retoques pero hablamos de eso, no hay que hacer grandes cambios.

-¿Cuando le llega la llamada del Valencia Basket lo primero que pregunta es lo que pasa con Pedro Martínez?

-Eso entra más en la privacidad y por el respeto que tengo por un entrenador excepcional como es Pedro Martínez. Es cierto que cuando me llegó la llamada me sorprendió que tuviera esta oportunidad pero la acepté encantado porque no dependía de mí eso que ha pasado. Creo que las dos partes han explicado las razones de por qué se produce esa llamada, a mí no me tenían que dar ninguna explicación.

-¿Cómo ha vivido la final ante el Real Madrid sabiendo que iba a ser el entrenador del Valencia Basket?

-Con la bufanda taronja puesta. Así de claro digo como la he visto. El Valencia Basket, de la mano de Pedro Martínez, ha rozado la excelencia en los últimos tres partidos de la final ante el Real Madrid.

-¿Es posible mantener ese nivel o hay que mandar un mensaje de calma a los aficionados?

-Creo que es importante reconocer que no se puede estar todo un año a ese nivel y menos con una competición tan exigente de por medio como la Euroliga que nos va a condicionar. Este año el Valencia Basket ha jugado 69 partidos llegando a todas la finales y el Real Madrid se ha ido a 84. Podemos llegar a eso si queremos estar peleando por todo. Nunca se va a poder estar a ese mismo nivel. Habrá que definir los picos pero eso tampoco es sencillo.

-Va a vivir en primera persona la lucha de Valencia contra las licencias de Euroliga. Su equipo deberá ganarse la plaza para la 18-19 en la ACB.

-Ahora estoy dentro de la Euroliga y vamos a disfrutar del momento, sabiendo que una vez más somos uno de los equipos que se va a tener que pelear deportivamente su derecho a continuar en la Euroliga. Ya está, no hay que darle más vueltas. Trabajaremos a tope en la pista sabiendo que en España hay sólo una plaza.

-¿En su carrera había visto una estrella extranjera tan implicada por un equipo como Dubljevic, renunciando públicamente a Real Madrid y Barça?

-Es un jugador que se define por sus actos y por sus vídeos. Lo que transmite y lo que contagia su pasión es tremendo. A principio de temporada ya dijo que quería ganar la ACB y acertó. Me encantan los jugadores valientes. Es uno de los nuestros líderes.

-¿Tener a un jugador que conoce bien como San Emeterio es otra de las claves?

-Estamos hablando de un jugador que gana dos ligas y una es con el Baskonia y otra con el Valencia Basket. El Baskonia no ha ganado otra desde que se fue Fernando y la de aquí es la primera de la historia. Es un jugador clave.