El plan de Aíto contra el Valencia Basket

El plan de Aíto contra el Valencia Basket

El Alba, uno de los mejores ataques de la historia de la Eurocup

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

A menos de una semana para que arranque la serie final de la Eurocup los dos contendientes, Valencia Basket y Alba de Berlín, afinan la táctica para el duelo. Las armas de los dos equipos están muy claras en el scouting y cada detalle tendrá una importancia vital. Tal y como pudo confirmar ayer esta redacción en los dos vestuarios, la derrota de los taronja en Gran Canaria (111-92) está sirviendo de base de operaciones. Con un estilo de juego con vasos comunicantes entre Pedro Martínez y Aíto, el Valencia Basket deberá evitar la trampa ofensiva si quiere levantar su cuarto título europeo. Los 111 puntos encajados, 17 triples del rival con un 61%, 14 pérdidas, 23 puntos anotados por el Gran Canaria tras ellas y las 25 asistencias del conjunto amarillo simbolizan todo el arsenal ofensivo del conjunto alemán.

La Eurocup anunció ayer que Aíto García Reneses conquistó el galardón de mejor entrenador de la temporada. Más allá del gran balance del Alba, un 16-5 para acceder a su primera final de la Eurocup tras la que perdió ante el Valencia Basket en 2010 en Vitoria, la vistosidad del juego de los berlineses ha sido clave. El ataque de los germanos es de los mejores de la historia de la Eurocup. Así lo dicen los números. Los 88,5 puntos anotados de media es la octava mejor marca de la hemeroteca del torneo, las 22,5 asistencias la tercera, los 212 triples anotados la cuarta y el 42% de porcentaje en el tiro de tres la segunda. La guinda del pastel ha sido la marca de haber acabado seis partidos con más de 100 puntos anotados, un hito en la historia de la Eurocup. En resumen, una final bajo el patrón de lo ocurrido en el Gran Canaria Arena llevaría al Valencia Basket a un batacazo en una serie final donde el poder defensivo de los taronja y su mayor potencial de músculo y altura en el juego interior tienen que ser dos de las claves para frenar el juego alegre del Alba. El conjunto alemán destaca por su juego colectivo de ataque más que en la aportación individual. Con Luke Sikma como faro y jugador más veterano, a sus 29 años, Aíto ha sabido superar la baja de Peno, uno de los dos bases con los que comenzó la temporada, y los diez partidos que se ha perdido Peyton Siva, clave en las series ganadas al Unicaja y al MoraBanc para acceder a la final.

Los números ofensivos del Alba se disparan en las victorias. En sus 16 triunfos ha promediado 90,31 puntos (con 13 partidos con 82 o más anotados y 5 por encima de 100), un 43% en triples (con 5 encuentros por encima del 50%) y varias estadísticas que también ponderan su agresiva defensa. Cuando gana, el Alba fuerza al rival a una media de 15,38 pérdidas de donde saca un botín de casi 21 puntos por encuentro. Un dato a tener muy en cuenta puesto que los balones perdidos han sido uno de los problemas del Valencia Basket en los partidos que se le han complicado en la Eurocup, con una media de 11 que ha bajado en la racha de 14 victorias consecutivas en el torneo con la que arrancará la final el conjunto de Jaume Ponsarnau.

El peligro del Alba aparece hasta en los números de sus cinco derrotas. Aunque sus ratios ofensivos bajan sorprende los valores totales en partidos perdidos, donde su anotación es de 82,6 puntos de media, un ratio impropio contando los partidos perdidos, y el porcentaje en el triple se mantiene en un más que respetable 37,2%. El único equipo que ha dejado a los de Berlín por debajo de los 73 puntos en la Eurocup fue el Partizan, en la victoria de los serbios en Belgrado en el segundo partido del Top 16 (78-66). Los 36,5 rebotes y 22,81 asistencias del Alba cuando gana son otros dos peligros de un lobo con piel de cordero que quiere dar el campanazo en la final.