Pasaporte para la Eurocup

Las jugadoras del Valencia Basket posan en L'Alqueria del Basket antes de afrontar el segundo partido del playoff. / damián torres
Las jugadoras del Valencia Basket posan en L'Alqueria del Basket antes de afrontar el segundo partido del playoff. / damián torres

El equipo de Rubén Burgos quiere aprovechar la victoria en Gernika y cerrar por la vía rápida la serie de cuartos de final El Valencia Basket busca hacer historia y clasificarse para la semifinal de la Liga Dia

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. Cuando la frase 'una cita con la historia' se convierte en recurrente en la temporada de estreno de un equipo en una competición es una gran señal. Algo así está ocurriendo con el Valencia Basket y su primera campaña en la Liga Dia. Tras comenzar el curso con tres derrotas consecutivas, una de ellas contra su rival de hoy, llegó la primera victoria. Un tiempo después la clasificación para la Copa de la Reina, para el playoff y el miércoles la primera victoria en un partido por el título (69-76 en Gernika). Hoy toca otro paso más al frente en la Fonteta. El más rotundo. El que pondría a las valencianas entre los cuatro mejores equipos de España y con méritos deportivos para disputar la Eurocup. Palabras mayores que indican el crecimiento mareante que está teniendo un club cuyo listón nadie se atreve a calibrar a corto y medio plazo. Lo más inmediato es la fiesta que vivirá esta noche la Fonteta puesto que si algo se han ganado las jugadoras de Rubén Burgos es disfrutar con su afición de un partido que muy pocos podían imaginar el pasado verano. Las taronja están a una victoria de la semifinal de la Liga Dia y saltarán al parquet de Hermanos Maristas con la intención de que la serie no regrese a territorio vasco el miércoles.

La clasificación entre los cuatro mejores de la Liga Dia abriría la opción del Valencia Basket de disputar la próxima edición de la Eurocup puesto que en el borrador de competiciones de la FIBA para la temporada 2019-2020 está una plaza para la Euroliga y tres para la segunda competición. La realidad económica del baloncesto español en las últimas temporadas ha obligado a varios equipos a renunciar a esa plaza ganada en la pista. No será el caso de las valencianas, que si se ganan el derecho deportivo para disputar la Eurocup el club inscribirá su nombre en tiempo y forma en el órgano federativo.

«El rival ya se lo juega todo a una carta y nosotros pese a tener ventaja de 0-1 sólo pensamos en este partido e intentar aprovechar el match ball». La reflexión es de Rubén Burgos, que no quiere ver más allá del horizonte de esta tarde en la Fonteta. Pese a la dificultad que entraña la coincidencia horaria con el derbi futbolero de la ciudad, el Valencia Basket tiene masa social para llenar la Fonteta. Como ocurriría con el equipo de la ACB si le hubiera ganado el factor campo al Baskonia o al Unicaja y se jugara el pase a la semifinal de la Liga Endesa. Es un buen momento de que la afición demuestre si lo de la palabra igualdad se plasma en un graderío o se queda en una bonita e idealizada intención.

El club se inscribirá en la competición continental si se lo gana en la pista y no por invitación de la FIBA

El Lointek Gernika, un espejo en el que mirarse puesto que ha disputado las últimas dos ediciones de la Eurocup, llega herido tras la derrota en casa y con un equipo plagado de peligros ofensivos. El conjunto vasco ha sufrido varios retoques durante la temporada donde destaca la llegada de Courtney Williams, que promedia 17 puntos y 19, 8 de valoración desde que llegó al equipo. Una de las claves del triunfo taronja en el primer partido de la serie es que la defensa logró bajar a 8 puntos y 13 de valoración la producción de la americana, que terminó con un -15 en el ratio del +/- en pista.

El triunfo del Valencia Basket en Gernika permitió a las de la Fonteta sacarse la espina de las dos derrotas en la Liga Regular. En la segunda jornada, las valencianas cayeron tras dos prórrogas tras remontar el partido y tener dos posesiones para ganar. Gwathney decidió el segundo tiempo extra y el triunfo se quedó en casa (69-66). En la segunda vuelta, el Gernika se escapó vivo de Valencia en un partido ajustado con rachas para ambos equipos que se decidió de nuevo al final (64-70). El gran peligro del conjunto de Mario López, que puede convertirse a su vez en su peor enemigo, es que no puede saltar a la pista a especular. Es por ello que crear un ambiente de presión en las gradas será fundamental. Ese es el reto para todos.

Más