A por el mejor curso continental

Will Thomas y Dubljevic
celebran una
canasta durante
un partido de la
Eurocup. / m. a. polo
Will Thomas y Dubljevic celebran una canasta durante un partido de la Eurocup. / m. a. polo

El Valencia Basket batirá el registro de Vukovic de 1999 en caso de vencer por 2-0

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

El Valencia Basket no sabe lo que es perder un partido en la Eurocup desde el pasado 6 de noviembre, donde cayó 73-69 en la pista del Asvel Villeurbanne. Desde entonces ha ganado todos sus partidos en la competición para plantarse por la puerta grande en el duelo final frente al Alba Berlín. En la serie frente a los alemanes, además de aspirar a conseguir el cuarto título europeo y el pasaporte para la Euroliga, los valencianos optan a certificar la mejor campaña de su historia en Europa. Algo que, de lograrlo, sería la guinda perfecta puesto que supondría que han logrado los dos objetivos de la competición.

La cita con la hemeroteca comenzará hoy en el primer episodio de las Eurocup Finals. En caso de victoria, el Valencia Basket igualará su mejor racha de triunfos en competición europea, los 15 con los que arrancó la temporada de su debut en la Copa Saporta 1998-1999 de la mano de Miki Vukovic. Aquel Pamesa no perdió un partido hasta la vuelta de los cuartos de final frente al Joventut. En la ida vencieron 57-50 y en Badalona cayeron 69-66 pese a los 22 puntos de Rodilla.

En caso de viajar el jueves a Berlín con un 1-0 en la final, además de superar las 18 victorias conseguidas en 2017 (el tope de un curso en Europa del club) los taronja tendrán a tiro el registro más importante, el del mayor porcentaje de triunfos en una temporada continental. En su primera participación, aquella Saporta donde perdió la final frente a la Benetton en Zaragoza, terminó con un balance de 17-2. Es decir, con un 89,47% de triunfos. Si el Valencia Basket de Ponsarnau es capaz de ganar la Eurocup con un 2-0 en la final terminará el torneo con 20-2 y un 90,9% de victorias. En caso de lograr el título con un 2-1 su balance sería de 20-3, un 86,95%. Ese escenario colocaría el registro en el tercero de la historia de la entidad, por detrás del conseguido por Miki Vukovic y del 14-2, un 87,5%, del Power Electronics Valencia de Neven Spahija que conquistó el segundo título europeo de la entidad, la Eurocup de 2010 venciendo en la final precisamente al Alba Berlín en Vitoria.

La mejor marca de un campeón de la Eurocup es el 16-1 del Joventut de Aíto en 2008

Lograr terminar la serie con un 2-0 también permitiría a los taronja igualar otro brillante registro propio, el de menos derrotas en una temporada europea. En las 18 participaciones anteriores del club tan sólo ha perdido dos partidos en dos de ellas, las citadas del debut continental y la del título de 2010. En caso de ganar la final al Alba pero perder un partido dejaría su casillero de derrotas en tres, las mismas que en 2016, 2009, 2005 y 2000.

Lo que no está al alcance del Valencia Basket es acabar como el campeón de la Eurocup con el mejor registro de la historia. Ese lugar esta reservado para el Joventut, que arrasó en la edición 2007-2008 con un 16-1. El equipo entrenado por Aíto García Reneses eliminó al Pamesa Valencia por 77-67 en los cuartos de final disputados en Turín, en un formato de Final a Ocho que no cuajó, y en la final venció al Girona de Pedro Martínez y San Emeterio por 54-79. En las filas de la Penya militaban dos jugadores que vestirían después el taronja, Lubos Barton y Pau Ribas.

El registro que sí que está al alcance de los valencianos como campeón, además de las 20 victorias del Khimki en 2015, es el segundo mejor balance del equipo que acabó levantando el título. En la edición 2005-2006 el Dynamo de Moscú de Rubén Douglas dejó un balance de 15-2 tras ganar la final al Aris, con un 88,2% de triunfos.

Más