Limoges tiene la llave del Top 16 taronja

La defensa de Aaron Doornekamp en el puesto de tres volverá a ser fundamental ante un equipo físico. / irene marsilla
La defensa de Aaron Doornekamp en el puesto de tres volverá a ser fundamental ante un equipo físico. / irene marsilla

El Valencia Basket busca afianzar la victoria ante el Unicaja

JUAN CARLOS VILLENA

limoges. El Palais des Sports de Beaublanc es uno de los recintos más legendarios del baloncesto francés. Allí, desde 1981, se forjó la leyenda de un Limoges que se asomó a la elite tres años antes y que, de la mano de una generación liderada por Dacoury, enseñó sus garras a Europa ganando el título de la Korac al Sibenik de Drazen Petrovic en 1982. Después llegaron las Copas de Europa con Maljkovic como entrenador y una larga travesía por el desierto que aún no ha terminado. En la única ocasión en la que el Valencia Basket pisó sus tablas, en enero de 2016, perdió frente al último Limoges que intentó volver a la aristocracia del baloncesto. La repentina muerte de su presidente en diciembre de 2017, el exjugador Frederic Forte, fue un duro golpe del que aún no se han recuperado. El actual conjunto galo, con una base de jugadores jóvenes donde destaca Axel Bouteille, ha comenzado la temporada de manera irregular, octavo en la Pro A francesa con un balance de 8-7 y cuarto en su grupo de la primera fase de la Eurocup con uno de 4-6 pero desde la llegada de Taylor comenzó un despegue de seis victorias seguidas que se cerró tras la derrota en Belgrado ante el Estrella Roja.

El gran peligro del Limoges es Beaublanc. Bajo su techo forjó su clasificación para el Top 16 ganando tres de los cinco partidos de la fase de grupos, donde tan sólo el Lokomotiv y el ALBA consiguieron el triunfo. Tras defender la Fonteta frente al Unicaja, un triunfo en territorio francés permitiría al Valencia Basket encarar el doble enfrentamiento frente al Estrella Roja con posibilidades de amarrar el billete para cuartos de final. La importancia de la competición en un mes saturado de partidos, el campeón tiene un billete para la próxima Euroliga, fue clave para tomar la decisión de que el equipo viajara ayer por primera vez en la temporada europea en chárter. Ese descanso ganado será importante para el encuentro contra el Gran Canaria del domingo en la Fonteta, decisivo para la Copa del Rey.

El conjunto taronja seguirá contando con las bajas de San Emeterio, Ponsarnau confirmó que como mínimo se pierde los dos partidos de esta semana, y Sergi García, que apura su recuperación. Por su parte, Rafa Martínez se convertirá en el segundo jugador del historia del club en llegar a los 600 partidos. El Limoges es el mejor equipo de la Eurocup en el triple, con un 43,1% para anotar 109 lanzamientos, donde Hardy, que se fue a los 20 puntos ante el Estrella Roja, tiene un 54,9%. El equipo de Peronnet basa su juego en el tiro exterior pero también en la fortaleza física.