Jaume Ponsarnau, entrenador del Valencia Basket: «Luchar por un título es un día soñado por cualquier entrenador»

Matt Thomas y Doornekamp, en la pista alemana./ j. c. cárdenas
Matt Thomas y Doornekamp, en la pista alemana. / j. c. cárdenas

El técnico de Tàrrega pondera la importancia de contar hoy con mil seguidores en la grada: «Nos van a ayudar en los malos momentos»

J. C. VILLENABERLÍN.

El partido del Mercedes Benz Arena de Berlín será especial para toda la plantilla del Valencia Basket pero aún más si cabe para su entrenador. Jaume Ponsarnau está a una victoria de conseguir su mayor logro como técnico profesional y ayer reconoció, a pregunta de LAS PROVINCIAS, que el marco espectacular del pabellón alemán es un lugar ideal para escribir una página en la historia del baloncesto español: «Luchar por un título es un día soñado por cualquier entrenador, que nos hace a todos mucha ilusión. Estamos todos excitados y espero que eso nos sirva para dar lo mejor de nosotros y no nos ponga con nervios, que es lo peor que puede ocurrir en estos casos».

El entrenador de Tàrrega recorrió con la mirada los sectores donde se sentarán hoy el millar de seguidores taronja y reconoció que serán un punto clave para intentar finiquitar la serie final por la vía rápida: «Encontrar en este Arena tan bonito tanta afición del Valencia Basket, que ha querido venir a animarnos en la final, es genial. La afición nos va a ayudar en los malos momentos que tengamos porque el Alba cuando encuentra su buen momento de juego es un equipo muy peligroso. Encontrar en ese momento el calor de tu público será muy importante».

Con respecto a la táctica para vencer por segunda ocasión en tres días al conjunto alemán, reconoció que tras lo ocurrido en el 1-0 el camino que tiene que transitar su equipo es muy parecido al ofrecido en la Fonteta: «Tenemos que tener el mismo nivel de energía y de concentración que en el primer partido para hacer frente a todas las cosas que el Alba castiga muy bien, pero también tenemos que hacer cosas mejor porque si no el partido entrará en un camino que no queremos. Lo primero es igualar el nivel de concentración y energía del martes».

Ponsarnau insistió en una idea que repitió en la previa del primer partido. La intención de su equipo es, lógicamente, ganar hoy pero la obligación del cuerpo técnico es no dejar nada al azar y analizar la serie en toda su magnitud máxima: «Queremos estar preparados para jugar dos o tres partidos y eso pasa también por, independientemente del resultado final de mañana (por hoy), intentar sacar lo máximo. Si damos ese máximo de nosotros y no llega la victoria estaremos mucho mejor preparados para ganar el tercero». Con respecto a Juan Roig, que como siempre se mostró muy cercano al entrenador en el viaje a tierras alemanas, quiso ponderar la apuesta del club en los últimos años: «El jefe está muy ilusionado como nosotros, con muchas ganas de vivir un partido tan importante. Su manera de aportar es vital porque hace posible que tengamos esta posibilidad de ganar otro título europeo. Las ocho finales continentales del club en dos décadas es un dato muy significativo de la ambición que tiene el Valencia Basket. La motivación de Juan Roig y su familia en todos los sentidos es clave, como lo es haber sumado gente a este proyecto que le va dando calidad y capacidad competitiva. ¡Larga vida!».

Quien también buscará hoy su primer título europeo, como los componentes del cuerpo técnico, es Alberto Abalde. El alero internacional gallego reconoció que se enroló en las filas del Valencia Basket para vivir partidos como el de esta noche: «Tenemos mucha ilusión aunque sabemos que será complicado porque ellos lo van a dar todo para forzar el tercero delante de su afición. Si hacemos un partido sólido como en la Fonteta tendremos opciones. Vine para ayudar al equipo a luchar por los títulos y me hace mucha ilusión poder ganar el primero europeo». Mientras hablaba no podía dejar de mirar el horizonte del Arena.

Jaume Ponsarnau (entrenador Valencia Basket)