Histórico triunfo taronja en su estreno en el playoff

Las jugadoras del Valencia Basket celebran el triunfo en el vestuario. / lp
Las jugadoras del Valencia Basket celebran el triunfo en el vestuario. / lp

Pina, Abalde y Gómez combinan una actuación perfecta para liderar el triunfo y el vestuario pide que se llene el domingo la Fonteta El Valencia Basket gana en Gernika y apunta a las semifinales

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

El Valencia Basket sigue empeñado en subir los escalones de dos en dos en su incipiente historia en el baloncesto profesional. Ganar el primer partido cuando debutas en un playoff no está al alcance de todos los equipos pero si algo demostraron ayer en Gernika las jugadoras de Rubén Burgos es que no vendían humo cuando en la previa de las eliminatorias por el título avisaron de que el objetivo no era competir contra las vascas sino eliminarlas. Con una reacción espectacular desde el tercer cuarto, las valencianas se llevaron el primer punto de la serie por 69-76. Ahora, con el 0-1, la Fonteta tiene que decidir. «Si ganamos en Gernika merecemos tener el pabellón lleno». Fue la frase más repetida en las entrevistas concedidas en la previa del playoff. Ellas han cumplido con su parte, ahora le toca a la afición taronja dar el paso al frente.

El heroico triunfo estuvo sustentando en los hombros de las tres jugadoras nacionales más veteranas. Las que ya sabían lo que es jugar una serie por el título. María Pina (17 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias), Anna Gómez rozando el triple doble (13 puntos, 11 rebotes y 6 asistencias) y Tamara Abalde (12 puntos y 7 rebotes) dieron un auténtico clínic de baloncesto en tierras vascas. Una actuación para que los valores de L'Alqueria se pongan en bucle si quieren aprender.

El inicio del partido fue un claro aviso de las intenciones valencianas (0-8) pero las personales de Tirera y Pina lastraron a las de Rubén Burgos desde el 5-13. El acierto en el triple del Gernika permitió a las locales darle la vuelta al marcador con un contundente parcial de 16-2 (21-15) que rebajó al final del primer cuarto Anna Gómez (21-17). El segundo parcial fue claramente para las vascas, que coquetearon con romper el partido para llegar al descanso con un 39-30.

La clave de la victoria llegó cuando el Valencia Basket sacó el orgullo en el momento más complicado, justo en el instante en el que Gernika puso la máxima renta (42-30). Pina fue la primera en dar un paso al frente con un triple (42-33) y ni la cuarta falta de Tirera pudo parar la remontada taronja con un espectacular parcial de 11-24 cerrado con una canasta de Abalde (53-54). La contestación en la última décima de Banham permitió al conjunto vasco marcharse con una mínima ventaja al inicio del último cuarto (55-54). Los nervios, entonces, ya comenzaban a afectar al equipo que tenía la obligación de ganar, por presupuesto y plantilla.

El Valencia Basket no le perdió la cara al intercambio de puñales en el arranque del último cuarto y ahí comenzó a cincelar el remate del 0-1 en la serie. Un triple de Brown y un canastón de Abalde, con mil rectificados y a aro pasado para poner el 60-65, fue el toque de corneta que ya no paró pese al resurgir de Williams. Anna Gómez con una canasta de raza puso la puntilla. ¿Y si llenamos la Fonteta?. Sería lo justo.