La Fonteta se prepara para la fiesta del basket

Ponsarnau y Burgos compartieron rueda de prensa. / damián torres
Ponsarnau y Burgos compartieron rueda de prensa. / damián torres

Los técnicos enfatizan en la importancia de los partidos ante el Girona y el Barcelona y apelan a la afición

J. C. VILLENA

valencia. La Fonteta vivirá mañana una gran fiesta del baloncesto. El club no ha tenido que retorcer una promoción manida sino que el propio producto se vende tan sólo con el envoltorio. Por primera vez, los aficionados del Valencia Basket vivirán una jornada conjunta en el recinto de Hermanos Maristas de sus equipos femenino y masculino jugando en la Liga Dia y la Liga Endesa. Las chicas de Rubén Burgos se enfrentan al Girona de Laia Palau a las 13 horas mientras que los chicos de Rubén Burgos lo hacen a las 19.15 frente al Barcelona. Los dos rivales que visitarán mañana Valencia son los respectivos líderes invictos de la competición. No hace falta mucho más para vender el producto. Será una buena prueba logística además de deportiva puesto que si el primer partido tiene una gran entrada el protocolo de limpieza del pabellón tendrá que volar sobre los asientos para que todo esté dispuesto unas horas después.

La histórica fecha para la entidad de Juan Roig, una más en la carrera del club por la igualdad de género, propició ayer otra foto para el recuerdo, la de los dos entrenadores compartiendo rueda de prensa en la previa de un partido. Rubén Burgos fue muy claro a la hora de lanzar un llamamiento a la masa social del Valencia Basket: «Es un día ideal como club, los dos equipos jugamos contra equipos de entidad, los horarios son compatibles y seguro que el público responde. Tenemos ganas de jugar para nuestra gente porque no tuvimos oportunidad de hacer partido de presentación y tenemos muchas ganas».

Deportivamente hablando, el Valencia Basket buscará la primera victoria de su historia en la Liga Femenina, aunque el técnico apeló a la paciencia con el proyecto: «Habríamos preferido llegar ganando en Gernika pero me quedo con el trabajo que está siendo bueno antes y después de las derrotas. En el día a día no ha bajado el punto de exigencia como equipo y seguimos en construcción». El equipo de Ponsarnau buscará ante el Barça la primera victoria en casa de la ACB, tras perder ante el Real Madrid, y el técnico de Tàrrega volvió a incidir en el trabajo que aún tienen por delante: «Llegamos al final del primer mes de competición pero de como esperábamos cuando empezamos la pretemporada. Tras las consecuencias de las lesiones y la imposibilidad de crecer, ahora estamos más positivos pero de muy lejos aún no somos el equipo que queremos ser». La exigencia lleva a la excelencia.