Examen a los brotes verdes

Labeyrie, pensativo, durante el entrenamiento de ayer. / i. marsilla
Labeyrie, pensativo, durante el entrenamiento de ayer. / i. marsilla

El Valencia Basket busca certificar su mejoría en el juego frente al Turk Telekom

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. El Valencia Basket de la autocrítica, desde que venció al Manresa el sábado en el vestuario taronja son continuos los mensajes sobre los aspectos a mejorar y los que ya están llevando al equipo por la buena senda, tiene hoy un buen examen en la Eurocup. El quinteto titular del Turk Telekom es de primer nivel y, además, el conjunto de Ankara llega a España después de encadenar tres victorias consecutivas, lo que le ha metido de lleno en la lucha por acceder al Top 16. En la última, frente al Zenit 81-75, brillaron Landesberg (27 puntos, 7 rebotes y 33 de valoración), Redding (14 puntos y 6 asistencias) y Stimac (20 puntos y 7 rebotes). Una tripleta de lujo rematada por Gabriel, ex del Panathinaikos, y Campbell.

El conjunto taronja llega a la cita con sus tres bajas habituales, Rafa Martínez y Diot han comenzado el trabajo con el grupo pero aún no están con la carga física para debutar, y con la duda de Guillem Vives. Ayer por la mañana el parte médico del base lo descartaba para la cita por una «lumbalgia aguda». Poco tiempo después, Ponsarnau le ponía un asterisco: «En el entrenamiento del lunes se contracturó la espalda y tuvo este episodio de lumbalgia, que en principio no tendría que ser muy grave. Hoy (por ayer) ha llegado muchísimo mejor. Tanto que nos replanteamos incluso que a lo mejor puede jugar y todo».

En el caso de que las pruebas a las que fue sometido ayer el catalán determinen que es mejor el reposo, teniendo en cuenta que los taronja vuelven a tener un doble viaje a la vista a Tenerife y Belgrado, Sergi García tendrá que asumir el rol de segundo base junto a Van Rossom.

La última victoria en la Liga Endesa han calmado algo las aguas en la Fonteta pero, ni mucho menos, ha rebajado el nivel de exigencia. El último símbolo llegó ayer. Mientras Jaume Ponsarnau volvía a argumentar los pequeños pasos que su equipo está realizando en el trabajo diario, esos brotes verdes, sus dos jefes más directos, el consejero delegado Paco Raga y el director deportivo, Chechu Mulero, aprovecharon el acto de la presentación del Trofeo al Esfuerzo para escuchar atentamente los datos de la receta de ese crecimiento: «Hay un par de ideas que tienen que ser muy importantes y trabajamos sobre ellas para ser mejores, estando totalmente identificados como son el dinamismo en ataque, a partir del que estamos encontrando la calidad, y la defensa, donde siempre hemos querido ser agresivos. Estamos mejor en el tono físico y eso es indispensable para crecer como equipo en intensidad y fuerza. En los partidos que hemos perdido nos ha faltado esa intensidad y fuerza. A la suma de todo esto le llamo tono». Todo ese análisis se volverá a poner en juego hoy, donde al Valencia Basket tan sólo le vale la victoria para que no vuelvan a aparecer los nubarrones a corto plazo.