Un estreno con aroma a revancha

Mike Tobey, Sasu Salin y Will Thomas luchan por un rebote. / acbphoto / M. Pozo
Mike Tobey, Sasu Salin y Will Thomas luchan por un rebote. / acbphoto / M. Pozo

El Valencia Basket arranca 2019 recibiendo al equipo que le ganó la Eurocup en 2017

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. El recién estrenado 2019 no le dará tregua al Valencia Basket. En enero se disputarán cinco de las seis jornadas del Top 16 de la Eurocup, con tres viajes para los taronja, dentro de un Grupo G que se presenta durísimo junto al Estrella Roja, el Limoges y el Unicaja. Los malagueños visitan hoy la Fonteta en lo que es una revancha de altura para los valencianos. No será la primera vez que los andaluces disputen un partido europeo en el recinto de Hermanos Maristas, la pasada temporada cayeron en la Euroliga por un claro 91-53, pero sí que será la primera vez en la Eurocup desde que el 5 de abril de 2017 levantaron el título con un parcial de 4-20 en el último cuarto que heló el corazón del pabellón. Hoy, 668 días después de aquel desgarro, el Valencia Basket luchará por supurar metafóricamente esa herida, ya que el daño real es irreparable.

Más allá de lo deportivo, el partido se presenta como un termómetro para el devenir del grupo, la cita también tiene que servir para testar el momento real del conjunto de Ponsarnau. Las ocho victorias consecutivas han servido para estabilizar el proyecto pero los taronja necesitan ganar a un grande, en la primera vuelta de la ACB ha perdido los cuatro partidos contras sus rivales directos, para aumentar la autoestima y refrendar ese crecimiento. El Unicaja tumbó al Valencia Basket en el arranque de la Liga Endesa por un inapelable 86-73 en el marcador y 111-72 en la valoración. Tres meses después es momento de la prueba del algodón.

Ponsarnau contará con las bajas de los lesionados Sergi Garcia y San Emeterio, que sufre una rotura fibrilar de grado 1 en la porción larga del bíceps femoral de su pierna izquierda y que se perderá como mínimo los tres primeros partidos del año (el club no facilitó plazos de recuperación en el parte médico), y con una plantilla de doce con el regreso de Antoine Diot.

El Unicaja contará con la baja de Carlos Suárez, convaleciente de una rotura en el gemelo derecho, pero ya ha recuperado a Alberto Díaz tras su lesión. El equipo de Luis Casimiro logró el mismo balance que el de Ponsarnau en la primera fase, aunque su 8-2 sólo le sirvió para ser segundo de grupo, y arranca el Top 16 con el mejor ataque del torneo (90,9), la mejor valoración (100,1) y como el equipo que más triples anota por partido (10,7). Ante tal caudal ofensivo el Valencia Basket tratará de hacer valer su consistencia defensiva, con 75,9 puntos encajados de media es el tercer mejor equipo de la competición en este apartado, y el gran momento de forma de la tripleta que le ha sustentado en lo que llevamos de Eurocup (Will Thomas, Matt Thomas y Van Rossom).

La recuperación de Dubljevic permitirá presenciar uno de esos duelos en la pintura que tanto escasean en el baloncesto moderno, con la avalancha de pivots abiertos. Shermadini, junto a un Jaime Fernández sideral, es el faro del Unicaja en la Eurocup. El georgiano anota el 75,6% de los tiros que realiza dentro de la pintura y valora 18,9 con sólo 19 minutos en pista.

 

Fotos

Vídeos