«Antes había más estrellas, ahora hay más jugadoras que viven del baloncesto»

Anna Gómez, en la Fuente de San Luis. / vbc
Anna Gómez, en la Fuente de San Luis. / vbc

Anna Gómez Jugadora del Valencia Basket | La base taronja se muestra muy ambiciosa: «Queremos llenar la Fonteta, nos sentimos muy valoradas y queridas por la afición»

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

A Anna Gómez (Alfara del Patriarca, 1986) le ha costado ponerse la camiseta de un equipo valenciano en la Liga Femenina. Nadie mejor que ella para ponderar el presente encarnado en el Valencia Basket pero también para reflexionar sobre el deporte femenino.

-¿En los partidos ante el Avenida y el Girona les dio rabia la diferencia abultada en el marcador?

-Creo que el equipo no se mereció, por el trabajo que hizo en esos dos partidos, que el marcador fuera tan negativo y nos dio rabia, sobre todo, el del Girona porque jugábamos en la Fonteta. Al final las diferencias están ahí. En el arranque teníamos jugadoras que se estaban adaptando y otras que debutaban en la Liga.

-¿Llegó a pensar que jamás vestiría la camiseta de un equipo valenciano en la Liga Femenina?

-Claro que lo pensé, muchas veces. Ya no pensaba volver a casa como profesional. Ahora lo que me pasa muchas veces cuando voy a entrenar es que me pongo a pensar y es un sueño. Después de tantos años fuera estoy en casa. Es un sentimiento que a lo mejor nadie se cree.

-¿Qué significó para usted el Ros?

-El Ros Casares, con Paco Doménech o Auxiliadora Borja, me dio la oportunidad de ser jugadora de baloncesto. Sin la formación que tuve en el Ros no estaría donde estoy ahora. Eso lo tengo clarísimo y siempre les estaré agradecida. Siempre me dijeron que algún día volvería y al final se ha cumplido. Aquellos años forman el momento de baloncesto más feliz de mi vida. Fue increíble ganar los tres Campeonatos de España consecutivos con esa Generación del 86, el infantil, el cadete y el junior. Fue algo espectacular.

-¿Así debe de ser el proyecto de cantera actual del Valencia Basket?

-Sí, todo aquello que yo viví como jugadora de cantera es lo que ahora estoy viendo en L'Alqueria. Cuando suben jugadoras del cadete o el junior a entrenar con nosotras me da una alegría inmensa y recuerdo lo importante que es para tu formación ese tipo de oportunidades. Lo que más me gusta del Valencia Basket es que es un club grande pero que no pierde el concepto familiar. Lo más importante en el baloncesto de base es que las jugadoras vean que es posible llegar al primer equipo. Yo tuve esa oportunidad y lo que sí que me dejó triste con la desaparición del Ros es que se perdiera esa referencia. Cuando tengo tiempo me gusta darme una vuelta por L'Alqueria. Tanto en el físico como en el táctico, hay un nivel altísimo.

-¿Qué es lo más bonito que le ha dado el baloncesto a su vida?

-Mi profesión me ha permitido conocer otras culturas, otros idiomas y otras formas de afrontar la vida. Al final, ganas y pierdes partidos pero lo más importante es lo que te llevas del baloncesto como persona.

-¿Comparando con hace una década ahora una jugadora de baloncesto en España puede vivir mejor o peor de su profesión?

-Es una muy buena pregunta. Creo que ahora la cosa está un poco mejor porque está más repartido. Antes habían más estrellas, ahora hay más jugadoras que pueden vivir del baloncesto. Puedes vivir del basket mientras lo practicas pero es verdad que cuando te retiras tienes que tener otro camino preparado porque lo que sí es cierto es que no nos da para tener una tranquilidad.

-Hay que llenar la Fonteta.

-Cuando llegué mucha gente me decía que Valencia tenía muchas ganas de volver a tener baloncesto femenino y la verdad es que es cierto, pero queremos más. Queremos llenar la Fonteta, nos sentimos muy valoradas y queridas por la afición del Valencia Basket.

-Soy de la idea de que ahora ya no hay excusas para no asistir a un evento de deporte femenino. Ya no vale el no sabía que se jugaba. Ahora el que quiere, lo sabe. La conciencia no es sólo de los medios de comunicación sino de todos.

-Totalmente de acuerdo. Los medios tenéis una labor importante para darnos visibilidad pero esa conciencia tiene que ser de todos.

-¿Qué tal los primeros meses de trabajo con Rubén Burgos?

-Es un entrenador muy positivo. Nos transmite mucha energía, cuando cometes un error te está apoyando en todo momento. Se mueven muchas cosas alrededor del equipo y nos transmite tranquilidad.

-¿En el vestuario notan que están en un club que ha apostado por practicar la igualdad?

-Sí que lo notamos. Lo más bonito es que ya no lo hablamos porque para nosotras es algo normal. Esa es la clave, verlo como algo normal. El esfuerzo del Valencia Basket para igualar ese trato es tremendo. Un ejemplo. No notamos ninguna diferencia con el equipo de la ACB.

-Es imposible no pensar que a medio plazo el Valencia Basket luchará por los títulos femeninos.

-El Valencia Basket siempre ha sido un club ambicioso pero siempre dando los pasos adecuados. Este año lo han demostrado, manteniendo el bloque y no queriendo hacer un equipo de estrellas. Hay que crear un equipo luchador e ir creciendo.

 

Fotos

Vídeos