San Emeterio quiere ser cuarto

El Valencia Basket realizó ayer la visita a los hospitales. / polo
El Valencia Basket realizó ayer la visita a los hospitales. / polo

El cántabro se muestra ambicioso con las opciones del Valencia Basket de ir a la Copa«Entre todos sacamos los partidos, eso es lo que te hace estar arriba y no debemos bajar el pie del acelerador», asegura el alero taronja

J. MOLINS VALENCIA.

La buena dinámica de las últimas semanas ha colocado al Valencia Basket en la zona de acceso a la Copa del Rey, pero en el vestuario taronja no se conforman y pretenden alcanzar la cuarta plaza para ser cabeza de serie. Así lo asegura Fernando San Emeterio, que muestra su ambición. «La Copa está cara, posiblemente sólo vayan los siete primeros. Aparte de clasificarnos, que es un objetivo, tenemos que intentar ganar los máximos partidos posibles, porque quién sabe si también podemos ser cabezas de serie, que es algo que se ha puesto a una victoria», aseguró.

El equipo se encuentra en buen momento y el cántabro quiere mantenerlo. «Hemos pegado un arreón importante de cara a estar tranquilos en esta fase final de la primera vuelta, pero cualquier tropiezo inesperado te puede trastabillar todo», apuntó. De cara al encuentro de mañana en la Fonteta contra el Tecnyconta Zaragoza, San Emeterio avisó del peligro: «Es un partido un poco trampa, hay que tener mucho cuidado, debemos estar muy concentrados. Es un equipo que por nombre parece que se ganará y que terminaremos el año muy bien, pero si les ves jugar y su trayectoria, es muy complicado jugar contra ellos, será un encuentro igualado».

El alero hizo estas declaraciones al visitar junto a la plantilla, el entrenador, Jaume Ponsarnau y el presidente, Vicente Solá, a los niños ingresados en el hospital La Fe de Valencia. «Es una actividad que nos hace ilusión, poder sacar sonrisas a niños que están ingresados estas navidades y pasando un mal momento, les transmitimos energía positiva para que superen lo que estén pasando. No tiene precio ver su cara de felicidad», aseguró.

Y explicó cómo el grupo ha sabido hacerse fuerte mentalmente. «Después de la derrota de Tenerife el equipo hizo un examen de autocrítica, y a partir de ahí el trabajo está dando sus frutos. El equipo está mentalizado, quizá hay partidos que no son brillantes pero se ganan. Entre todos sacamos el partido, esos son los que te hacen meter la cabeza arriba y pelear por estar entre los cuatro primeros. Esa tiene que ser la línea y no hay que bajar el pie del acelerador, porque ya hemos visto lo que es estar ahí abajo», expresó.

San Emeterio tuvo una lesión en la pretemporada que le cortó el ritmo, y tras las dos semanas de ventanas en las que se puso al nivel de sus compañeros, padeció una infección dental. «Fue un contratiempo inesperado, pero parece que está todo controlado», indicó.

 

Fotos

Vídeos