Valencia Basket - Unicaja: Una exhibición total para la historia (91-53)

Abalde y Green durante el Valencia Basket-Unicaja./EFE
Abalde y Green durante el Valencia Basket-Unicaja. / EFE

Abalde termina su semana mágica con el mejor partido como taronja y los valencianos culminan la revancha de la final de la Eurocup

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

«Les teníamos muchas ganas». El capitán Rafa Martínez no pudo contener a pie de pista el sentimiento que llevaba labrado a fuego desde hace 205 días. Aquella noche donde el Unicaja apagó de repente el sueño de la Eurocup. Lo que no sabía el escolta de Sampedor antes de comenzar el partido, en el que terminó siendo el primer jugador de la historia del Valencia Basket en llegar a los 1.500 puntos en Europa, es que esa motivación previa con la que los taronja llegaron a la cita se iba a convertir, por la inercia del nivel de juego que a día de hoy tienen los de Vidorreta, en el mejor partido que, hasta ahora, jamás ha disputado el conjunto valenciano en Euroliga. McCallum con una canasta final impidió que el 90-50 fuera la mayor paliza (el +38 iguala la renta ante el Neptunas Klaipeda en 2015), pero comparando la importancia de ambos partidos, y el nivel de los quilates de basket que se presenciaron sobre la pista, la velada que se vivió anoche en el recinto de Hermanos Maristas ya es una página más del libro dorado de los partidos históricos del club. En la NBA les llaman ‘instant classic’.

La paliza de los valencianos al conjunto malagueño, además, les coloca en la tercera plaza de la Euroliga, tan sólo por detrás de Real Madrid y Olympiacos, antes de rendir visita al actual campeón, el Fenerbahce. «Ha sido espectacular porque es el objetivo que tiene cualquier entrenador y cualquier equipo. Brindar un partido así a su afición». Así lo resumió Txus Vidorreta.

Si hay un jugador que no podía esconder la sonrisa nada más finalizar el encuentro era Alberto Abalde. El gallego, en la semana de los partidos casi perfectos del Valencia Basket en la Euroliga, ha firmado sus dos mejores actuaciones vistiendo la camiseta taronja; en el Buesa y anoche en la Fonteta. El alero no dudó en reconocer, antes de abandonar el pabellón, que le emocionó la ovación con la que le despidió la afición. ‘Galicia calidade’.

Si el Valencia Basket fuera un centro comercial podría haber ofertado ‘la semana de la defensa’ en la Euroliga, puesto que el nivel atrás exhibido en el partido de Vitoria y anoche en frente a Unicaja es, sencillamente, para que Andreu Casadevall ordene que se compacte y se reparta a todos los equipos de L’Alqueria del Basket. Líneas de pase cerradas.

La presencia de Doornekamp al tres abrió la caja de pandora defensiva. Así se pasó del 7-7 inicial a un 25-9, en un suspiro. En ese instante, nadie podía imaginar que el partido se había finiquitado. Si a ese nivel defensivo, además, un equipo le suma la confianza y el acierto en ataque se consiguen los números históricos con los que acabó la primera parte en la Fonteta; 57-25 en el marcador (con un pico de máxima renta de +36) y un 78-13 en valoración. El espectáculo continuó en la segunda parte, con un primer parcial que llegó al 65-38. El prtido dio paso en el último cuarto a los primeros puntos de Puerto en la Euroliga y una valoración final de 124-39. Con una defensa perfecta y un ataque coral, el Valencia Basket pasó por encima de un rival directo.