Will Thomas enciende la traca

Ponkrashov defiende el balón de Van Rossom en el segundo partido de la semifinal./Unics Kazan
Ponkrashov defiende el balón de Van Rossom en el segundo partido de la semifinal. / Unics Kazan

El Valencia Basket está a una victoria de la final de la Eurocup

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

Un arreón de furia del americano y la dirección de Vives en la segunda parte guían a los taronja a una sufrida victoria ante un correoso Unics Kazan valencia. El Valencia Basket tuvo que bajar al barro para poder viajar mañana a Rusia con el 1-0 a su favor en las semifinales de la Eurocup. Algo que el partido ya fue apuntando durante los tres primeros cuartos pero que quedó patente cuando, a seis minutos para el final del partido, McCollum puso el 53-54 en el marcador. Will Thomas, que había terminado con -1 de valoración el primer tiempo, pidió la bola. Hasta entonces, desenchufado de la batalla. N´Dour y Morgan le zurraron en el lomo. No hay nada que active más al de Baltimore. Tres canastas imposibles, con mil fintas, pivotes y ángulos al límite, prendieron la traca de la Fonteta. Eran sólo seis puntos pero en un partido de baja anotación esos golpes son mortales.

Con el 66-60 el Valencia Basket cerró el primer punto de la serie gracias a la sangre fría en el tiro libre. Una victoria sufrida pero que deja la séptima final europea de la historia del club a un triunfo. Sería injusto no destacar en el relato del 1-0 frente al Unics Kazan a Guillem Vives. El catalán, al descanso, había firmado un -4 en valoración. Lo intentaba pero no le salía nada. En la segunda valoró 11. Su dirección, y su defensa, fueron otros puntales, como la regularidad de Tobey, de nuevo más solvente que Dubljevic, un estelar San Emeterio o el fogonazo de Matt Thomas, que se fue a los 13 puntos. Por cierto, con el americano se vivió un momento para reflexionar. Con 61-60, a falta de dos minutos, Ponsarnau sentó a Matt Thomas y dio entrada a Van Rossom para jugar con dos bases y defender a Henry y McCollum.

Un sector amplio de la grada se tiró encima del técnico. Con una gran contundencia. El propio Thomas hizo un gesto de tranquilidad, a la vez que el belga no escondió en su rostro que no le agradó esa falta de confianza por el cambio, por muy acertado que estuviera su compañero. La jugada salió perfecta, parcial de 8-4 desde entonces y 1-0 en la serie. Hasta Juan Roig quiso pronunciarse a su manera. Si tiene que felicitar al entrenador lo suele hacer en la banda, o en el túnel. Esta vez saltó al centro de la Fonteta para encontrarse con Ponsarnau.

69 Valencia Basket

Vives (5), Matt Thomas (13), San Emeterio (14), Will Thomas (7) y Dubljevic (3) -cinco titular- Abalde (5), Labeyrie (-), Van Rossom (4), Tobey (14), Sastre (-) y Doornekamp (4)

64 Unics Kazan

Henry (5), Ejim (11), Kolesnikov (-), Morgan (8) y Ndour (8) -cinco titular- McCollum (16), Ponkrashov (6), Smith (4), Klimenko (2) y Kaimakoglou (4)

PARCIALES:
11-10, 17-20 (28-30), 16-18 (44-48) y 25-16 (69-64)
ÁRBITROs:
Zamojski (POL), Petek (ESL) y Rossi (ITA). Sin eliminados
INCIDENCIAS:
Primer encuentro de las semifinales de la EuroCup disputado en el pabellón de la Fonteta ante 7.170 espectadores. Antes de arrancar el choque se guardó un minuto de silencio por la muerte del histórico expresidente de Panathinaikos Thanasis Giannakopoulos

El conjunto valenciano no se sintió cómodo en ningún tramo de la primera parte, ni con la dura defensa de un equipo físico como el Unics, ni con su falta de acierto que le fue minando la moral, con un 0 de 7 en triples hasta los primeros minutos del segundo cuarto, ni con un arbitraje desconcertante que en estas ocasiones siempre acaba desquiciando más al equipo local, que en este caso es el que vestía de taronja. Ejim aprovechó la baja intensidad ambiental del arranque para marcar el paso con un 2-8 donde Henry también le ganó el pulso en la dirección a Vives. La entrada de Tobey por Dubljevic le sentó bien al conjunto de Ponsarnau, que acabó el primer cuarto con su primera ventaja en el marcador (11-10).

El problema para el Valencia Basket es que los dos primeros triples del choque fueron para el Unics para poner un 13-16 y que tuvo su máxima renta tras la aparición de McCollum (18-25). Una arreón final de los taronja, con dos triples de Matt Thomas y Abalde, permitió a los locales rebajar la renta al 28-30 con el que arrancó la segunda parte.San Emeterio dio el primer golpe del tercer cuarto (31-30) pero el Unics siguió maniatando en defensa a su rival y logró subir otra peligrosa máxima renta (35-43). Afortunadamente, los taronja mantuvieron la calma, templaron los nervios y lograron amarrar en los últimos minutos la victoria más importante de la temporada, que deja la Euroliga a tres triunfos.