Debutantes con hambre

Labeyrie y Matt Thomas quieren conseguir su primer título con el Valencia Basket. / irene marsilla
Labeyrie y Matt Thomas quieren conseguir su primer título con el Valencia Basket. / irene marsilla

Louis Labeyrie y Matt Thomas afrontan con ambición su primera Copa del Rey

JUAN CARLOS VILLENA

La Copa del Rey siempre es especial para los jugadores que la disputan por primera vez. En el duelo entre el Barça Lassa y el Valencia Basket hay tres primerizos, Singleton en el bando catalán y Matt Thomas y Louis Labeyrie en el valenciano. Para el pívot francés ganar su primer título en España sería el mejor regalo de cumpleaños, puesto que lo comenzó a celebrar en medio de la jornada abierta a los periodistas como previa de la Copa del Rey, el lunes en la Fonteta. Con la tarta y el número 27 expresó su deseo a LAS PROVINCIAS: «Mi único objetivo en la Copa del Rey es ganar la final del domingo». Cortito y al pie.

Al pívot de Gonesse le costó encontrar su rol en el equipo, con una pretemporada donde tuvo varios problemas físicos, pero llega a la cita de Madrid tras superar su episodio de vértigos y mareos y dispuesto a disfrutar de una competición de la que siempre oyó hablar cuando jugaba en Francia: «Sé que el torneo es uno de los momentos más especiales del año para el baloncesto en España, para los aficionados y va a ser bonito sentir esa energía en la pista». Una de los datos que más le ha sorprendido, teniendo en cuenta que defiende la camiseta de un equipo que ha ganado una Liga Endesa hace dos temporadas, es que tan sólo tenga una bandera de campeón de la Copa en el techo de la Fonteta. La apunta con el dedo para confirmar lo complicado que es la competición del K.O. en España: «El Valencia Basket sólo ha podido ganar un título en 1998 y creo que ese dato lo dice todo sobre la dificultad del torneo, donde siempre juegan varios de los mejores equipos de Europa como el Real Madrid y el Barcelona, que es nuestro primer rival. Durante esos veinte años el club ha tenido muy buenas plantillas, ha llegado a varias finales, pero para ganar necesitas hacer una competición perfecta. Es un reto bonito».

«Vino y puros», esa es su respuesta cuando se le pregunta sobre si tiene algo pensado para una posible celebración el domingo por la noche, antes de volver a ponerse serio y espantar cualquier atisbo de dudas tras las últimas derrotas en la ACB: «No tenemos que pensar en los dos partidos perdidos en Manresa y contra el Obradoiro porque en la Copa tampoco vale que hayamos ganado en Málaga o Belgrado. El partido contra el Barcelona será diferente. Es un equipo físico pero nosotros también lo tenemos».

El escolta considera que tener en el vestuario a veteranos que han jugado el torneo «es importante»

Si Labeyrie afronta su primera Copa del Rey en el año de su debut en España no es el caso de Matt Thomas. El escolta de Illinois jugó la pasada temporada en el Obradoiro pero no pudo clasificarse para la cita de Las Palmas. Tras presenciar esa edición por televisión, donde su actual equipo perdió en cuartos de final con el Iberostar Tenerife, tiene claro que el ambiente le recordará, en parte, a su pasado. Enrolado en la Universidad de Iowa State disputó durante cuatro años consecutivos torneos en formato de Final Four para determinar el campeón de conferencia y siempre se clasificó para la March Madnees, la locura de marzo, el playoff de la NCAA: «Por lo que he visto en televisión es cierto que se vive un ambiente similar en cuanto al colorido de las aficiones y el drama de los partidos, que son eliminatorios. Tengo muchas ganas de vivir la sensación en la pista de una Copa de Rey».

El americano, que también ha ido puliendo su rol en las rotaciones de Ponsarnau para engrasar la muñeca saliendo del banquillo, no tiene miedo al primer cruce frente al actual líder de la Liga Endesa. Una mentalidad muy americana, puesto que en un duelo directo siempre se igualan las fuerzas y las opciones para los dos equipos: «El primer partido frente al Barcelona sabemos que va a ser muy duro pero al final es un buen test. Si quieres ganar un torneo así tienes que enfrentarte a los mejores equipos y si ganamos nos va a dar mucha confianza para la siguiente eliminatoria».

Thomas no ha querido dejar nada al azar antes de hacer la maleta para viajar a Madrid. «He preguntado a jugadores que la han disputado muchas veces», confiesa «porque tenemos en el equipo a jugadores veteranos que saben lo que es jugarla y disputar finales y eso también es importante en un torneo tan corto y tan intenso». El americano secunda el diagnóstico de Labeyrie de que las dos derrotas frente al Manresa y el Obradoiro vayan a condicionar el envite frente a los de Pesic: «Son competiciones diferentes, al igual que tampoco va a ser relevante que en la Eurocup hayamos pasado a cuartos como invictos en el Top 16. Tenemos que enfocarnos en la buena línea de trabajo que llevamos en los últimos meses como equipo».