La cremà arranca en la Fonteta

Rafa Martínez y Lishchuk levantan el título de la Eurocup conquistado en Kazán en 2014. / efe
Rafa Martínez y Lishchuk levantan el título de la Eurocup conquistado en Kazán en 2014. / efe

El Valencia Basket recibe al Unics Kazan en la final anticipada de la Eurocup La última vez que los taronja se enfrentaron a los rusos fue en la eliminatoria por el título de 2014, que acabó en las vitrinas del club

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. Los caprichos del calendario de la Eurocup han querido que el 19 de marzo se dispute el encuentro más caliente de lo que va de competición para el Valencia Basket. El club, al menos, forzó el adelanto del horario a mitad de tarde para conseguir que la Fonteta sea la misma 'caldera taronja' que la que se encontró el Unics Kazan la última vez que visitó el recinto de Hermanos Maristas, el 1 de mayo de 2014 en el partido de ida de la final de la Eurocup que acabó, una semana después, con el tercer título continental de la historia del club alzado por Lishchuk y Rafa Martínez en territorio ruso. Cinco años después el formato ha cambiado y en un playoff al mejor de tres partidos los valencianos saben que no pueden fallar en el primero en casa si no quieren viajar, de nuevo en vuelo chárter, el jueves a Kazán con toda la presión del mundo.

El inicio de la cremà se ha adelantando este año puesto que el duelo, respetando al máximo al Alba Berlín y al MoraBanc Andorra, los otros dos semifinalistas y que también arrancan hoy su eliminatoria en Alemania, enfrentan a los dos mejores equipos de la competición. Así lo estiman todos los expertos y los números, puesto que frente a frente se ven las caras los dos mejores balances de la edición de la Eurocup, el 16-2 del Valencia Basket y el 16-3 del Unics Kazan. Ambos equipos no han perdido ningún partido en casa, haciendo de los encuentros ante su público una auténtica fortaleza.

El equipo de Ponsarnau acumula doce victorias consecutivas en Europa y en caso de ganar igualaría su mejor racha en la competición, que data de 2017. Para conseguirlo tendrá enfrente a un roca, al único equipo de la presente Eurocup que puede presumir a los taronja de tener una rotación real de doce jugadores, donde el nivel en la profundidad del banquillo sigue siendo alto. El conjunto ruso jugará con la motivación de tumbar al equipo que le impidió hace cinco años ganar su segunda Eurocup, ya saben lo que es alzarla en 2011, con tres jugadores que dieron un paso al frente en la serie de cuartos de final frente al Lokomotiv Kuban para convertirse en temibles; McCollum (20,7 puntos de media frente al equipo de Krasnodar), Pierria Henry (10 puntos, 5 rebotes, 6,7 asistencias y 2 robos de balón) y el veterano Kaimakoglou, con 36 años recién cumplidos. Al griego le sobrará motivación puesto que ya formaba parte de la plantilla rusa en 2014 pero se perdió la final por lesión. Además de esos tres pilares, el Unics suma la pegada de Morgan, Lockett, N´Dour, Ponkrashov, los 214 centímetros de Klimenko o J. R. Smith, que sabe lo que es ganarle una Eurocup al Valencia Basket con el Unicaja. Por el bando taronja, Ponsarnau tendrá que hacer dos descartes tras la recuperación de Alberto Abalde.