El Consistorio y el Valencia Basket se acercan al acuerdo al pactar el canon del pabellón

El Consistorio y el Valencia Basket se acercan al acuerdo al pactar el canon del pabellón

PACO MORENO VALENCIA.

Queda poner los números en los huecos del texto, pero el acuerdo está cada día más cerca entre el Ayuntamiento de Valencia y el Valencia Basket para que el nuevo pabellón sea una realidad. Una reunión ayer en un despacho del Consistorio trató sobre el tipo de canon que pagará el club a cambio de la parcela municipal de 22.000 metros cuadrados, situada en el barrio de Quatre Carreres, unas decenas de metros al sur de la Fonteta.

El canon será doble, indicaron fuentes municipales. Por una parte habrá una aportación fija a lo largo de los 50 años de concesión administrativa, una fórmula prácticamente aceptada pese a que la intención del Valencia Basket era comprar la propiedad municipal.

Los técnicos de la concejalía de Patrimonio deben hacer todavía los cálculos, aunque la idea es que las 50 anualidades supongan al menos la mitad del valor de la parcela, tasada en algo más de 40 millones de euros. Así lo indicaron fuentes conocedoras del proceso, quienes añadieron que el resto del canon será variable, un porcentaje de los ingresos que logre el club.

La próxima semana se ha previsto una nueva reunión para seguir avanzando en este apartado, de manera paralela a otros requisitos pedidos por el Ayuntamiento. Las mismas fuentes indicaron que el club ha aceptado la construcción de un aparcamiento subterráneo para 1.500 plazas (el aforo del pabellón será de 15.000 espectadores).

De esta manera se paliará en parte la falta de estacionamientos en el entorno. El parking estará en la vía pública dado que el Plan General no permite este tipo de equipamientos debajo de dotaciones como este pabellón, un inmueble que ocupará prácticamente toda la huella de la parcela municipal.

Las negociaciones se realizan en exclusiva con el Valencia Basket, aunque el Consistorio tendrá que exponer al público la concesión por si aparece otra empresa interesada. Así lo establece la legislación actual para cumplir con la libre competencia en este tipo de operaciones.

La inversión privada se estima en unos cien millones de euros, por lo que parece poco probable que algún fondo de inversión o multinacional dedicada a la gestión de estos pabellones aparezca como alternativa. Aún así, es un procedimiento a cumplir igual que la consulta oficial con la Conselleria de Educación, para determinar si necesita la parcela para algún colegio o instituto.

El Ayuntamiento reservó el solar para la llamada Torre de la Música, un equipamiento educativo fallido por la crisis económica. Parece claro que la Generalitat no pondrá obstáculos para el gran proyecto del Valencia Basket, aunque es un trámite obligado por la normativa. Vistos los plazos, es posible que este año comiencen las obras dado que el club ya maneja varios anteproyectos del pabellón, alguno de ellos entregado al Ayuntamiento.

 

Fotos

Vídeos