Una cita con la historia

El junior del Valencia Basket celebra su pase a la final. / j. bermejo
El junior del Valencia Basket celebra su pase a la final. / j. bermejo

El junior taronja busca el billete para la Final Eight de la EuroligaEl Valencia Basket tumba al Barça remontando un 19-30 y se jugará hoy frente al Virtus Bologna en la Fonteta el pase a la fase final de Vitoria

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

La cantera del Valencia Basket se quitó ayer, de golpe, muchos años de complejos. El club nunca había disputado las fases previas de la Euroliga Junior, bajo el nombre de Adidas Next Generation, al considerar que no se tenía el nivel competitivo adecuado para este tipo de torneos, con el Campeonato de España como mejor espejo de ese muro. Hoy, en su primera participación, buscará un billete para al Final Eight de Vitoria, competición paralela a la Final Four de la Euroliga. Tras ganar los dos primeros partidos de la previa que se está disputando en L'Alqueria, a los taronja tan sólo les valía tumbar ayer al FC Barcelona para jugar hoy la final ante el Virtus de Bologna. Ese muro invisible saltó por los aires desde el 19-30 que reflejó el marcador al inicio del segundo cuarto. En los siguientes 14 minutos el parcial fue de 39-16 para los de Xavi Albert (58-46). El Barça reaccionó con un 5-19 (63-65) pero dos triples consecutivos de Marc García, con su hermano Sergi celebrándolo en la grada con el resto de la afición taronja, sentenció la victoria (80-73). Hoy el Valencia Basket tiene una cita con la historia, puesto que nunca ha disputado un torneo final de la Euroliga, senior o junior.

Desde que Andreu Casadevall cogió el timón de la cantera se habla mucho del 'sello de L'Alqueria'. Con el jugador más valorado, Guillem Ferrando, jugando con gastroenteritis y Millán Jiménez con un esguince de tobillo, emulando a Guillem Vives en la Eurocup de 2017 calentando en la bicicleta cuando visitaba el banquillo, el Valencia Basket tumbó a las torres del Barça, comandadas por el gigante Bratanovic, y al físico de Digbeu. La garra de Alejandro Ortega, un clínic viviente en defensa, los puntos de Faure, dos triples de Requena o la perseverancia de Ruiz hicieron el resto.

Al FC Barcelona sólo le valía ganar de paliza al Valencia Basket tras tropezar frente al Ludwigsburg el viernes, con lo que saltó a la pista central de L'Alqueria a por todas. Tras el 5-2 inicial, los catalanes apretaron en la pista con un 7-21 (12-23) que estiraron hasta el citado 19-30 de la mano de Bratanovic. Un mate de Faure inició la reacción taronja, que tras un fulgurante 8-0 (27-30) lograron elevar la temperatura de la pista central para cerrar un cuarto perfecto (30-16) que les llevó al descanso por delante (44-39). Bratanovic volvió a meter miedo al inicio del tercer cuarto (46-43) pero Millán saltó de la bicicleta para volver a poner en órbita a un equipo, y un club, que se quitó sus complejos.

 

Fotos

Vídeos