La carrera por la Copa se juega contra el Manresa

Jaume Ponsarnau, durante su rueda de prensa de ayer en la Fonteta. / irene marsilla
Jaume Ponsarnau, durante su rueda de prensa de ayer en la Fonteta. / irene marsilla

Los taronja no pueden permitirse un nuevo tropiezo en casa y Ponsarnau asume que una derrota podría complicar su futuro

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. El Valencia Basket disputa hoy frente al pujante Baxi Manresa su partido más importante en lo que va de temporada. Por muchos motivos. El primero, el deportivo. El conjunto catalán llega a la cita por delante de los taronja, con un balance de 4-3, y en el ecuador de la primera vuelta sería muy peligroso para los locales sumar una quinta derrota de cara a la carrera por entrar en una Copa que pinta a muy cara, por el arranque de equipos como el propio Manresa o el Joventut que pueden dejar fuera del torneo de Madrid a alguno de los favoritos. El segundo motivo, el de la tensión. Ponsarnau llega al partido con las primeras dudas sobre él, por el lento crecimiento del nivel de juego de su equipo más que por los resultados en sí, y asumió en la previa que todo lo que no sea ganar a los catalanes en la Fonteta sería complicarse el futuro más próximo.

El partido, si se analiza sólo el estado de forma y se deja fuera de la ecuación la hemeroteca y los presupuestos, no será fácil para los valencianos. El conjunto de Peñarroya está con un nivel de confianza inversamente proporcional al de su rival de hoy. En su vuelta a la ACB, los manresanos son a día de hoy el mejor equipo de la Liga Endesa fuera de casa, con un balance de 3-0 y triunfos frente a Estudiantes, Andorra y Murcia. Con un juego dinámico y con desparpajo, promedian 80,29 puntos por partido, el timón está siendo Álex Renfroe. El base americano, pretendido el pasado curso por los taronja para suplir la baja de Diot, es el quinto mejor anotador de la ACB (15 puntos por cita) y el cuarto más valorado (18,6). Junto a él están destacando Tomàs, Sahko, Toolson o Lalanne. Un abanico amplio de recursos, aderezado por un grupo de jugadores jóvenes con mucha hambre, que está siendo una de las sensaciones del arranque de curso.

El Valencia Basket tratará de continuar la senda de victorias en la Fonteta que arrancó frente al Fuenlabrada y al Trento poniendo especial atención, ayer Ponsarnau lo reconoció en público, a las pérdidas de balón que llegan tras robo del rival. Esos puntos de contraataque están lastrando, así lo manifestó el técnico, la confianza en ataque de varios puntales ofensivos de su equipo. Los valencianos mantienen sus tres bajas y quien no ha querido perderse la cita es Justin Doellman. El 'capitán América' reapareció hace dos semanas tras su lesión muscular y recibirá, a buen seguro, el cariño de la grada. El Manresa acumula ocho derrotas seguidas en la Fonteta, donde no gana desde 2008. Ese partido le costó el puesto a Katsikaris.

Más

Fotos

Vídeos