Cambio radical a los servicios médicos del Valencia Basket

Guillem Vives (izq.) junto al médico Miguel Frasquet. /I. Marsilla
Guillem Vives (izq.) junto al médico Miguel Frasquet. / I. Marsilla

La plaga de lesiones provoca la salida de Miguel Frasquet

J. C. VILLENA/T. CALEROVALENCIA.

La revolución estaba cantada desde hace mucho tiempo y el Valencia Basket concretó ayer la metamorfosis de sus servicios médicos. La plaga de lesiones que llevaba azotando al conjunto taronja las dos últimas temporadas, especialmente en la 2017-2018, ha acabado con la salida del doctor Miguel Frasquet, jefe de los servicios médicos de la entidad desde 2009. El cambio estaba decidido desde la pasada Navidad, después de las quejas manifestadas en su momento por Pedro Martínez y luego por Txus Vidorreta. A finales de 2017, coincidiendo con un repunte de los lesionados, el Valencia Basket empezó a trabajar en la necesaria remodelación del área médica.

El cargo que deja Miguel Frasquet lo va a ocupar el doctor Ignacio Muñoz Criado, especialista en traumatología y cirugía ortopédica. Muñoz es valenciano, ha desarrollado su tarea en el Hospital Casa de Salud, entre otros, y tiene una gran reputación en el mundo del tenis. Al más alto nivel, Muñoz Criado ha tratado a jugadores como Rafa Nadal, David Ferrer, Juan Carlos Ferrero o Marat Safin. El nuevo responsable médico del Valencia Basket también trabajó con la selección de fútbol sub-21 o el Ros Casares.

Otra de las novedades es que Ignacio Muñoz Criado hará una especie de tándem con Álvaro Sala. Muñoz será el jefe principal de los servicios médicos y Sala, que ha trabajado en el Valencia CF, se ocupará de los jugadores del primer equipo.

El nuevo rumbo conlleva la marcha de Jordan Sospedra, lo que ha dolido dentro del vestuario taronja

El capítulo de salidas en el área no se reduce a Frasquet. El fisioterapeuta Jordan Sospedra también deja el club, un adiós que ha sorprendido y dolido al vestuario taronja. Sospedra viajaba habitualmente con el primer equipo y tiene una muy buena reputación a nivel nacional. De hecho, Scariolo le reclutó para la selección durante el Eurobasket de 2017. Este pasado mes de junio, Sospedra trabajó junto a Jaume Ponsarnau, Sergi García y el delegado Alfonso Castilla con la sub-22, un 'comando taronja' en la selección. El Valencia Basket siempre destacó la labor de Sospedra para ensalzar la profesionalidad de los servicios médicos, pero la llegada del nuevo equipo de galenos le ha dejado sin sitio en el club. El nuevo fisioterapeuta estará en todos los desplazamientos del Valencia Basket.

El lastre de las 281 bajas

A finales de febrero, este periódico avanzaba que el Valencia Basket cambiaría el protocolo médico. La temporada estaba siendo un suplicio con los lesionados y se contabilizaron un total de 281 bajas en 70 partidos. La situación había llegado a un punto de no retorno. En junio, el Valencia Basket anunciaba un acuerdo con el Hospital IMED de Burjassot. El centro ponía a su disposición del club distintos especialistas. Los últimos meses de campaña se fueron consumiendo deportivamente hablando, pero a nivel interno se preparaba el cambio en los servicios médicos.

El club tomó la decisión de reestructurar el área en Navidad, coincidiendo con un repunte de lesionados

Muñoz Criado y Álvaro Sala son, a partir de ahora, los encargados de la primera plantilla. El Valencia Basket escoge el camino que en su momento no tomó cuando Pedro Martínez y más tarde Vidorreta reivindicaran un análisis de las causas de tantas lesiones. «El Valencia no tiene una crisis de resultados, tiene una crisis de lesionados», llegó a decir Vidorreta el 27 de diciembre.

Fotos

Vídeos