De cabeza a por la Eurocup

Van Rossom bota el balón, perseguido por Víctor Claver, alero valenciano del Barça . / ep
Van Rossom bota el balón, perseguido por Víctor Claver, alero valenciano del Barça . / ep

El Valencia Basket aprovechará el parón liguero para afinar la forma de la plantilla

JUAN CARLOS VILLENA

La liturgia de cada edición de una Copa del Rey comienza a dejar estampas contradictorias los viernes. A primera hora de esa mañana, mientras unos jugadores bajan a desayunar otros comparten ascensor con las maletas al formar parte de uno de los dos equipos eliminados el primer día de competición. Ese ritual amargo lo afrontaron el Valencia Basket y el Unicaja, que se marchó con la mala noticia de que pierde dos meses a Jaime Fernández por lesión, con lo que se pierde los playoffs de la Eurocup. Un aspecto que, teniendo en cuenta que los malagueños son rivales de los taronja por un título donde hay una plaza de Euroliga en juego, puede tener una importancia capital.

«Me gustó el planteamiento y cómo lucharon. Al final es verdad que estuvimos mejor pero esto es baloncesto. No es un deporte fácil. Creo que Jaume (Ponsarnau) está haciendo un gran trabajo». La reflexión, a pie de escalera, fue de Ricard Casas, técnico ayudante del Barça y exentrenador del Valencia Basket. Habla con conocimiento de causa. Cuando Ponsarnau debutó en una Copa del Rey lo hizo como asistente del Manresa entrenado por Casas. El jueves se volvieron a ver las caras con los banquillos cruzados.

El conjunto taronja cogió un ave a las 10:40 escocido por la derrota en los cuartos de final. Un síntoma de vestuario vivo. Esa rabia debe transformarse en deseo tras un parón que llega como agua de mayo para una plantilla con síntomas de agotamiento en varias de sus piezas. El siguiente partido no llegará hasta el sábado 2 de marzo en San Sebastián frente al Gipuzkoa, donde Antoine Diot tiene que ser la gran novedad en la vuelta de la ACB.

San Emeterio: «Rafa Martínez es un ganador, nuestro capitán y una referencia»

La plantilla taronja despertó en el Novotel Center de Madrid con la convicción de que los aspectos positivos del partido contra el Barça, demostraron que pueden competir contra un grande de Euroliga, deben canalizarse para afrontar el verdadero objetivo del club, que no es otro que ganar la Eurocup para volver a disputar la Copa del Europa. Así lo confirmaron a LAS PROVINCIAS dos de los jugadores con más peso en el vestuario. «Ahora tenemos dos opciones, contentarnos con haber competido o trabajar para dar ese paso y poder ganar a un equipo como el Barça. Hay veces que esa diferencia que parece pequeña es la grande, esa es la que hay que trabajar mucho para dar ese paso», reflexionó San Emeterio.

El cántabro consideró que la diferencia en los minutos finales del partido del jueves «fue el acierto. Nosotros fallamos y ellos metieron en los momentos importantes» y que el parón debe servir para seguir apretando interruptores, como le gusta decir al entrenador taronja: «Son dos semanas para trabajar de cara a lo que viene que es muy importante para el equipo, los playoffs de la Eurocup. Tenemos que aprovecharlas para conjuntarnos más y trabajar detalles que nos faltan para ser un equipo del nivel del Barcelona, por poner el ejemplo del rival que nos ha eliminado de la Copa».

«Tenemos que ir a por la Eurocup», así de claro se mostró el alero ante la pregunta sobre el siguiente objetivo de la temporada. «Respetando siempre a los rivales y a un sistema donde cualquier tropiezo lo puedes pagar pero tenemos que ser ambiciosos e ir a intentar ganarla. Para eso tenemos que trabajar mucho». Con respecto al disgusto de Rafa Martínez al no disputar ningún minuto en la que hubiera sido su décima Copa en Valencia se mostró claro: «Somos muchos y evidentemente Rafa Martínez es un ganador, es nuestro capitán y una referencia. Duele que no juegue pero al final las decisiones son las que son. Él sabe que somos un equipo, que hay muchos partidos y seguro que va a tener su momento».

A su lado, Van Rossom hizo público un pensamiento que ayer se repetía en el club: «Nos fastidió perder porque creo que tuvimos una gran oportunidad para eliminar al Barcelona y no la supimos aprovechar». El belga ponderó el trabajo del equipo «porque mucha gente puede decir que ellos no estuvieron en su mejor nivel pero creo que eso en parte fue mérito nuestra» y salió en defensa de la plantilla: «Salimos de la Copa con la cabeza alta, enfadados y decepcionados porque a nadie le gusta perder pero dimos la cara cuando casi nadie apostaba por nosotros. Ahora tenemos que ir de cabeza a por la Eurocup».